La energía 4.0 o cómo las grandes energéticas tendrán que reinventarse para adaptarse a los nuevos modelos de negocio

Ya nadie duda que el sector energético está cambiando a pasos agigantados y surgirán nuevos modelos de negocio hasta ahora desconocidos. Es lo que se conoce como la Revolución Industrial 4.0 en el sector energético, una transformación que viene de la mano de la digitalización a todos los niveles.

“El cambio es mayor en el sector energético y más concretamente en el eléctrico, porque lo está haciendo de forma radical”, explica Santiago Gómez, director de Gestión de la Energía de Acciona Energía, en el Foro de enerTIC ‘Eficiencia energética y Sostenibilidad en la Industria 4.0’, “hasta ahora la electricidad se generaba en grandes centrales que generaban electricidad con determinadas tecnologías. Pero en los últimos años aparecen nuevas fuentes que compiten cada vez a menor coste y al mismo tiempo les acompaña una transformación inmensa en el sector”.

Santiago Gómez se refiere a los sistemas distribuidos, al nuevo papel del consumidor, que tendrá mayor protagonismo, y a los costes de las tecnologías que van a ser muy distintos entre ellas. “Y todo esto va a afectar y de hecho, ya lo está haciendo, al negocio eléctrico, a las redes y a cómo se va a optimizar todos los recursos”.

“Lo que está claro es que el cliente va a ser el foco central del nuevo negocio de las energéticas”, señala por su parte Nuria Rodríguez, de la Unidad de Innovación de Naturgy, “y las empresas del sector tenemos que ver que la transformación digital es el medio para conseguir los objetivos que exige el cliente, es decir, energía más batata y sostenible”.

En su opinión, “las empresas no nos queda otra que adaptarnos a las nuevas exigencias del mercado”.

“Según yo lo veo, hay una doble versión: situar al cliente en un lugar prioritario, donde las renovables son muy importantes”, apunta Mª Paz García, Energy Management Director de EDP Renovables, “y la otra, el día a día del negocio con la cantidad de datos que manejamos. La pregunta que nos surge es cómo los gestionamos, qué hacemos con esos activos o cuál es su valor”.

Pero no solo son los datos. La digitalización y la inteligencia artificial va a proporcionar nuevas herramientas que podrían facilitar el trabajo rutinario de las energéticas. Según la responsable de EDPR, “si pensamos en cómo operan los mercados, hay ciertos procedimientos que se hacen de manera regular y ordinaria que esperamos que en el futuro lo hagan los robots. Solo necesitamos que haya una mayor previsión en los cálculos. Y eso será un cambio revolucionario que transformará el negocio”.

La digitalización también permitirá que, pese a la intermitencia de las renovables, se pueda mantener un suministro eléctrico seguro y fiable. “Me refiero a la flexibilidad y cómo vamos a optimizarla, que deje de ser un pasivo a un activo, y cómo incorporamos el almacenamiento. En las estrategias empresariales de cada compañía, estos cambios impactan sustancialmente, sobre todo a la hora de buscar de qué manera los integramos en nuestras actividades, pero podríamos hablar de otros elementos como podría ser, por ejemplo, el blockchain”.

No hay duda, la transición hacia un nuevo modelo de negocio ya ha comenzado “y fruto del crecimiento que están teniendo las renovables y que seguirán teniendo, con mayor presencia en el mix, nuestra propia industria va a tener que ajustarse a los nuevos cambios”.

“No solo será disyuntor el papel de las energías renovables, también la movilidad eléctrica va a cambiar la manera en la que nos movemos por las ciudades o el cambio de mentalidad con una mayor racionalidad del uso de la energía”, añade Paula del Castillo, directora de Estrategia y Desarrollo de ENGIE en España, “la Revolución Energética 4.0, se asienta sobre tres des: la descarbonización, la descentralización y la digitalización. Con la descentralización, aparecerán nuevos consumidores y también nuevos productores de energía ligados al punto de demanda, y no solo me refiero a fotovoltaicos, también biomasa, gas renovable, baterías…”

En cuanto a a digitalización, del Castillo se refiere a “la conectividad, los datos y todas las oportunidades que se van a abrir en torno a ella”. Precisamente por esa razón, la experta asegura que “en el sector de la energía están entrando nuevas firmas, grandes compañías de otros sectores que harán una fuerte competencia a las tradicionales. Y uno de los retos que tenemos es adaptarnos y pasar de lo que conocemos hasta ahora, la energía analógica y centralizada, a otra más digital, más distribuida e incluso más personalizada a cada cliente. Y será así en toda la cadena de valor”.

“El reto es ser capaces de transformarse y hacerlo globalmente mientras mantenemos el mismo servicio y las mismas exigencias que nos piden nuestros clientes. El mundo está cambiando, y en las grandes compañías, que no somos especialmente ágiles ni flexibles, tendremos que hacer un esfuerzo mayor”.

Uno de los negocios con más posibilidades de futuro, según coincidieron todos, son las nuevas empresas que gestionen la demanda, que les haga el trabajo de optimizar su contrato y en el caso de que generen su propia energía, sean capaces de venderla al mejor precio, “mientras el cliente no se ocupa de nada, solo de tener energía disponible 24 horas al día”.

“Los clientes no solo demandan servicios, también querrán que estén acompañados de sostenibilidad, de eficiencia, de respeto al medio ambiente”, concluye García, “y más allá de soluciones o paquetes cerrados, quieren una atención de calidad, es vital que nos perciban como socios, como aliados, después de tantos años de estar denostados según las encuestas de satisfacción de las asociaciones de consumidores”.

 

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

La automatización inteligente está mejorando la eficiencia operativa, los ingresos y la relación con el cliente de las energéticas

El sector de energía y las eléctricas a nivel mundial hace un uso cada vez mayor de la “automatización inteligente”, incluyendo un uso más significativo de la inteligencia artificial (IA) desde 2017. Sin embargo, los directivos no están valorando lo suficiente todo el potencial de la automatización inteligente pues todavía relegan a un segundo plano los grandes proyectos de implementación a nivel de escala en toda la organización, según los resultados de una nueva investigación del Instituto de Investigación de Capgemini.

El estudio, bajo el título “Intelligent Automation in Energy and Utilities: The next digital wave“, ha sido conducido a través de una encuesta a cerca de 530 directivos del sector en siete países, cuyos datos fueron también comparados con otra investigación reciente sobre automatización para el conjunto de sectores.

Cerca de la mitad de los directivos consultados reconoce, con base en los resultados que han obtenido en sus organizaciones, haber infravalorado el potencial de las iniciativas de automatización inteligente. Por otra parte, solo un 18% de las empresas está acometiendo proyectos de resultado rápido (quick-wins) con automatización inteligente y únicamente un 15% está implementando proyectos con esta tecnología a escala en la organización.

Además, el estudio refleja importantes diferencias por países y subsectores en lo que respecta a la implementación de estos proyectos de automatización inteligente a escala.

  • Estados Unidos es el país más adelantado, donde un 23% de las empresas de energía y electricidad han puesto en marcha iniciativas de esta naturaleza. Le siguen Francia e India (ambas con un 16%), por delante de Alemania (13%) y Reino Unido (8%).
  • Respecto a subsectores, el petrolífero y gasista lidera la clasificación: un 20% de las empresas lleva casos de uso a escala, mientras que las vinculadas al suministro de agua se sitúan a la cola, con solo un 6%.

Aunque el sector está obteniendo resultados significativos con la automatización inteligente en comparación con otros, la aplicación a escala, la implantación de proyectos quick-wins y abordar la carencia de competencias digitales serán cuestiones fundamentales para que la automatización se generalice.

El informe subraya que el modelo tradicional de negocio de las empresas de energía y utilities se encuentra bajo presión por los cambios tecnológicos y el aumento de la competencia. Concluye, además, que la automatización y la IA serán clave para ayudar a estas empresas a hacer frente al cambio climático y la creciente demanda de energía limpia, barata y fiable.

Entre otras de las principales conclusiones del estudio figuran:

La automatización inteligente de procesos está generando importantes beneficios al sector energético. El informe señala que esta industria está obteniendo resultados importantes con la automatización en cuanto a mejora de las operaciones, generación de ingresos y relación el cliente con respecto a otros sectores. Por otra parte, la proporción de directivos del sector que considera que ha conseguido beneficios gracias a sus iniciativas de automatización inteligente es mayor que en otros sectores. Estas son algunas de áreas beneficiadas:

  • El 40% afirma haber incrementado la calidad de las operaciones (el 30% para el conjunto de sectores).
  • Un 45% afirma haber incrementado los clientes potenciales (leads) (el 27% para el conjunto de sectores).
  • El 81% afirma que ha mejorado la experiencia del cliente gracias a mayor agilidad de respuesta (el 60% para el conjunto de sectores).
  • El 78% afirma haber reducido del número de procesos relacionados con peticiones de información y compras (el 61% para el conjunto de sectores).
  • Un 32% afirma haber incrementado de la productividad del personal (el 26% para el conjunto de sectores).

 

También desde la perspectiva de resultados, el 47% de los directivos de empresas de energía señala que el ahorro de costes conseguido con la automatización inteligente está por encima de lo que esperaba. Lo mismo ocurre con la contribución a la generación de ingresos incrementales (top-line growth), que ha superado las expectativas del 45% de los directivos, y con el efecto en la satisfacción del cliente, cuyo desempeño estuvo por encima de lo previsto por un 48%.

Abhijeet Bhandare, chief Automation Officer en GE Power, explica que aplicamos unos criterios o filtros muy definidos a la hora de acometer los proyectos o casos de uso de automatización. Tenemos cerca de 200 proyectos de automatización en cartera, de los que entre el 50 y el 60% será rechazado. Es importante centrar la atención en el 50% restante, ya que son los que proporcionarán el mejor rendimiento. Y debemos aplicar los criterios adecuados, ya sea en términos de valor, eficiencias, ahorro de costes o de coste de oportunidad. Las organizaciones deben prestar más atención a la calidad que a la cantidad de casos de uso”.

El 80% de las empresas del sector no acomete proyectos quick-wins para funciones críticas. En funciones que son clave para la operativa, solo el 18% está implantando los llamados quick-wins, es decir, proyectos de menor complejidad en su ejecución y mayores resultados, como los que se aplican a realización de proyecciones, trading de energía, optimización de rentabilidad, interfaces de comportamiento con la red y gestión de reclamaciones. Sin embargo, algo más de un tercio de las organizaciones (38%) está centrando sus esfuerzos en proyectos de implantación más sencilla pero con menos potencial de beneficios.

Los desafíos empresariales y la falta de competencias frenan el despliegue de proyectos a escala. Si bien la adopción general de la inteligencia artificial ha avanzado en el sector —el 52% afirma haber implantado proyectos a escala, frente al 28% de hace dos años—, solo una minoría (15%) afirma haber puesto en marcha iniciativas de automatización inteligente a escala.

El estudio también aborda cuáles son las barreras que las empresas tendrán que sortear para lograr la implantación generalizada de la automatización inteligente. Aquí, los directivos destacan la falta de coordinación entre las diferentes unidades de negocio (37%), la ausencia de determinación o compromiso desde la dirección (35%) y la reticencia en sí a experimentar con tecnología que pueda sustituir a trabajadores humanos (34%).

Muchos directivos también apuntan que la carencia de competencias es otro de los problemas. La mayoría (55%) señala la falta de personal especializado en tecnologías de automatización. En esta línea, un 47% identifica como limitación los escasos esfuerzos dedicados a dotar a los empleados de las competencias necesarias (reskilling); un 42%, la dificultad de retener a los trabajadores con los conocimientos necesarios; y un 41%, la resistencia de los empleados a adquirir nuevas competencias.

Tal como comenta Philippe Vié, responsable a nivel mundial de Energía y Utilities de Capgeminiel sector de la energía y utilities ya está apreciando los efectos de la automatización inteligente en la mejora de la eficiencia del negocio, la satisfacción del cliente y los ingresos; y los directivos apuestan cada vez más por incluir la automatización entre sus prioridades. Ahora, deben focalizarse en aquellos factores que posibilitan su implantación a escala, como la inversión en talento especializado, una coordinación más integrada entre las unidades de negocio y un mayor compromiso desde los órganos de gobierno. Habiendo probado ya los beneficios de la automatización inteligente, las empresas del sector deben ahora redoblar sus inversiones para conseguir la recompensa completa”.

Metodología de la investigación

En febrero de 2019, el Instituto de Investigación de Capgemini realizó una encuesta a 529 directivos de la alta y media dirección de empresas de energía y utilitiesdonde se está experimentando o implantando automatización inteligente. La encuesta se realizó en siete países (Estados Unidos, Alemania, India, Reino Unido, Francia, Países Bajos y Suecia) y abarcó empresas de cinco subsectores: compañías de electricidad, de petróleo y gas, de servicios energéticos, de suministro de agua y de compañías de electricidad y gas. Los resultados son después comparados con otro estudio conducido en 2018 sobre la automatización inteligente para el conjunto de sectores de actividad.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

El PNIEC de Teresa Ribera, el más ambicioso de toda la UE

El único país europeo que aprueba su borrador de PNIEC es España y se sitúa en la cabeza de la ambición de objetivos respecto a sus vecinos. Así de contundente ha sido el informe “Planing for Net Zero” presentado por European Climate Foundation, donde se hace una comparativa de los 28 Planes de Energía y Clima de todos los países miembros de la Unión Europea. Le siguen, pero a gran distancia, Francia, Grecia y Suecia.

En general, la sensación es bastante desoladora. “Quiero destacar lo mal que lo han hecho en general, varían trágicamente en su longitud, desde las 90 páginas de unos hasta las 300 de otros, en los temas a tratar y en el detalle”, ha señalado David López Morales, Associate, Energy Systems and Governance en European Climate Foundation, “y mientras esperamos que la Regulación de Gobernanza examine a los países miembros y les diga cómo están haciendo sus deberes en materia energética, nosotros hemos hecho nuestros propios análisis”.

Los problemas más recurrentes incluyen: planes limitados para la eliminación gradual del carbón y los subsidios a los combustibles fósiles, pocas indicaciones sobre las inversiones necesarias, un uso excesivo de biomasa insostenible, una consulta pública inadecuada, y la carencia de una intención clara de llevar a cero emisiones en 2050.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«Hay que reconocer que los PNIECs son un reto sin precedentes, lo que se ha hecho en Europa no tiene comparación en ninguna otra parte del mundo, además de que se va a poner en marcha en un tiempo récord”, añade López Morales.

Lo que más ha sorprendido del informe es que el borrador del PNIEC de Grecia haya conseguido el tercer puesto del ranking, por delante de Suecia o de otros países centroeuropeos. “Grecia involucró a la ciudadanía y además ha desarrollado con mucho detalle las políticas que va a desarrollar, pero con unos objetivos muy bajos. Su política, su plan, está en línea de asegurarse que la temperatura media del planeta no solo suba de 1,5ºC, máximo advertido por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, sino que subiría por encima de los 3ºC”, explica el experto, “pero como el informe no solo mide los objetivos sino el ambición, el detalle, la calidad de sus propuestas, pues en cierto modo ha sabido sortear nuestros filtros y colocarse en tan buen puesto”.

El informe ofrece un análisis cualitativo de los 28 borradores de PNIEC y los evalúa según la adecuación de sus objetivos nacionales (en un contexto Neto Cero), la integridad y el detalle de las descripciones de las políticas, y la calidad e inclusividad del proceso de redacción. No evalúa la efectividad probable de las políticas presentadas.

España, líder en casi todo

En general, los borradores de PNIEC obtuvieron un promedio de 7.1 puntos de una puntuación máxima de 45, es decir, solo llegan al 15,8% de los objetivos deseados por European Climate Foundation. Pero esa media se calculó con una amplia gama de puntuaciones, que van desde España con el más alto con 21.1 (47%) hasta Polonia con solo 1.7 puntos (4%).

En la dimensión de reducción de gases de efecto invernadero, solo tres países tienen objetivos por encima del nivel de cumplimiento. Suecia y Luxemburgo tienen los objetivos absolutos más altos con un -50% de recortes de GEI y España, con objetivo de -38%. Todos los demás países limitan su ambición al requisito legal.

En los objetivos para las renovables de nuevo no se alcanza la ambición requerida. Estonia, Dinamarca, España y Croacia son los únicos que alcanzan más de la mitad de la puntuación total, aunque el informe muestra su preocupación sobre el uso de la biomasa en algunos de los países que preven objetivos más altos porque la consideran sostenible.

Objetivos climáticos 

España, junto con Luxemburgo y Suecia, son los únicos países que han establecido una ambición más alta de la mínima, aunque ninguno de ellos proporciona un objetivo para 2030 en línea con el rango de “Emisiones netas netas para 2050” que se definió para esta evaluación.

Inversión y políticas creíbles

España también se coloca entre los países que cumplen esta condición, junto a Grecia, Finlandia, Francia e Irlanda. La mayoría de los Estados miembros solo ofrecen descripciones vagas e incompletas de políticas para favorecer la financiación y la inversión. De hecho, esos pocos han proporcionado un conjunto de políticas y medidas coherentes y creíbles, acompañadas de análisis de impacto de políticas, que son necesarios para ganar la confianza de los inversores y beneficiarse de un menor coste de capital para la financiación de la infraestructura renovable.

Participación ciudadana

En esta tercera pata de la comparativa del informe, España ya no aparece. Según European Climate Foundation, la participación de los interesados es esencial para avanzar en la participación de la sociedad para la transición y para capturar la gran cantidad de información disponible. Y el compromiso con los actores nacionales en los proyectos de planes ha sido insuficiente hasta ahora, aunque en muchos casos hay promesas de mejorar eso entre el proyecto y el plan final. Al igual que con las otras dos dimensiones que este informe evalúa, los proyectos de planes muestran una gama completa de puntajes, pero se pueden encontrar buenas prácticas en Estonia, Irlanda, Grecia y Letonia, por ejemplo.

“La planificación del futuro que queremos empieza hoy. Los planes climáticos nacionales son una oportunidad para pensar en los países que queremos tener en los próximos 10, 20 y 30 años. Los países de la UE pueden decidir arriesgarse a perder una década de inacción climática o asegurar que las inversiones y políticas adecuadas estén en marcha para cosechar los beneficios económicos y sociales de una transición a una sociedad con emisiones netas cero”, dice Laurence Tubiana, CEO de la European Climate Foundation.

“Nuestro trabajo muestra que los Estados miembros de la UE claramente no están en línea con la trayectoria de Net Zero 2050 ni con ninguno de los hallazgos científicos del Informe 1.5C del IPCC. Con algunas excepciones notables, también muestran poca ambición y concreción a la hora de alcanzar sus objetivos en materia de energías renovables y eficiencia energética, y se quedan cortos a la hora de apoyar adecuadamente la transición climática y energética que se requiere en Europa”, añade Julien Pestiaux, uno de los autores del estudio.

En conclusión, si bien los borradores de los PNIECS muestran los comienzos de los próximos pasos hacia la acción climática para 2030, aún no son mapas completos y no cumplen con el espíritu del Acuerdo de París. Sin embargo, con el nivel adecuado de apoyo, orientación y aprendizaje, los Estados miembros europeos tienen la oportunidad de mostrar su compromiso con el objetivo Net Zero para el año 2050 y mostrar al resto del mundo el camino hacia un futuro de emisiones neutras.

Fuente: El Periódico de la Energía

Ayudas para proyectos de Eficiencia Energética en Empresas del Sector Industrial

El Real Decreto 263/2019 del 12 de Abril regula las ayudas para actuaciones en eficiencia energética en PYMEs y Grandes empresas del sector industrial con origen en los fondos FEDER.

Siendo esta la tercera edición de este tipo de ayudas que coordinará el IDAE y con un total de 307 millones de euros, supone un empuje en la dirección del cumplimiento de los objetivos 2020 pese que España siga alejada de los objetivos buscados.

Las ayudas serán gestionadas por las comunidades autónomas, que deberán sacar las distintas convocatorias en un plazo de entre dos y cuatro meses después de la publicación de este RD.

Los objetivos de estas ayudas serán la implantación de medidas que disminuyan el consumo final de energía en las empresas, de forma que quedan exentas las instalaciones de energías renovables. Además, de manera general (con particularidades en función de los territorios donde se apliquen*) se subvencionarán proporciones máximas de un 30% de las inversiones en el caso de grandes empresas, 40% para el caso de medianas empresas y 50% para pequeñas empresas.

También estarán incluidas en el marco de estas ayudas la implantación de sistemas de gestión energética que garanticen un coste máximo de 14.501 €/teq ahorrado lo cual supone una ventaja competitiva para e-Value de Balantia que supone costes mucho más bajos.

Las cuantías máximas del programa por CC.AA. serán las siguientes:

Comunidad/Ciudad AutónomaPresupuesto–Euros
Andalucía.73.778.059,68
Aragón.10.562.941,35
Asturias, Principado de.4.779.747,67
Balears, Illes.1.602.277,30
Canarias.2.580.302,51
Cantabria.4.105.555,15
Castilla y León.32.362.793,24
Castilla-La Mancha.9.930.916,48
Cataluña.49.493.353,71
Comunitat Valenciana.31.191.038,12
Extremadura.2.032.533,55
Galicia.16.629.395,16
Madrid, Comunidad de.23.730.319,46
Murcia, Región de.21.850.472,58
Navarra, Comunidad Foral de.4.688.201,42
País Vasco.15.321.804,01
Rioja, La.2.865.733,89
Ceuta.74.665,11
Melilla.64.795,60
Total.307.644.906,00

   

*Para las CC.AA. de Galicia, Castilla la Mancha, Andalucía y las provincias de Soria y Teruel se aplicarán subvenciones con proporciones máximas de 35%, 45% y 55% en función de que sean grandes, medianas y pequeñas empresas respectivamente. Para el caso de Extremadura y Canarias los porcentajes serán de 45%, 55% y 65%.

Tribuna de opinión Enertic. Eduardo Olano, Director General Balantia. El modelo Data Centric como pilar de las Smart Solutions

Los cambios profundos en el modelo de generación de la energía y como ésta se transporta, almacena y distribuye, vienen acompañados de una transformación de base  en la forma en cómo interactúa el usuario final con ella. Se ha convertido por tanto en un sistema cada vez más sofisticado en el que se desarrollan relaciones cada vez más complejas entre las distintas tecnologías que intervienen y sus usos. Así, la progresiva electrificación de la demanda energética para climatización o movilidad tiene que tenerse prevista en la generación distribuida, la gestión dinámica de la demanda deberá estar vinculada a la gestión de la red, la monitorización, los datos de consumo y sus usos deberán poderse tratar en tiempo real y un largo etcétera que lleva al sector a su revisión profunda y con ella la manera de afrontar la transición energética.

Construir soluciones energéticas para las nuevas demandas del cliente

Las encuestas que se vienen realizando en el sector sobre los cambios en las necesidades del cliente coinciden en que (i) +80% de los clientes esperan productos personalizados adaptados a sus necesidades reales, (ii) el 55% espera que la oferta provenga de su actual proveedor de energía y esperan que se convierta en su partner energético y (iii) +85% esperan productos robustos y sencillos que condicionarán su fidelización. Dar respuesta a todo lo anterior implica cambios profundos en la construcción de soluciones y en su comercialización puesto que precisamos de mucha información del cliente (de la que habitualmente se carece) para construirle una propuesta ad hoc, a la vez que, para hacer esto masivo y escalable, deberá asentarse en unas capacidades digitales que deben ser desarrolladas.

Desde el punto de vista de cómo ejecutar y prestar estos servicios, dado que el mercado de las Smart Solutions es todavía un mercado todavía en construcción, para llegar a desplegarlos de manera masiva será imprescindible que se haga a costes muy bajos puesto que el cliente mantendrá en estos próximos años una actitud exploratoria hasta que constate que se le genera verdaderamente valor. Por tanto, al igual que ocurre para la comercialización para conseguir esta competitividad en costes, será imprescindible que se haga a través de medios puramente digitales.

Modelo Data Centric y capacidades digitales

Ante los citados cambios en tecnología y en el modelo de relación con el cliente los universos comercial y operacional no pueden vivir separados y por ello resulta imposible mantener los silos de datos habituales existentes en cada uno de esos dos ámbitos. Conscientes de ello, al trabajar en el día a día con clientes en calidad de partners energéticos, Balantia viene construyendo durante años la Energy 4.0 Platform que da respuesta a los retos que plantea el sector y que se ha diseñado sobre la base de los datos, eliminando los mencionados silos y consiguiendo que los datos del cliente desde el prisma energético pero también operacional, los datos externos que tengan influencia en su consumo y los datos de clientes de similares características, convivan todos ellos en un mismo entorno explotable. Todo ello se sustenta sobre una infraestructura tecnológica con capacidad de explotación de datos en tiempo real y la aplicación de algoritmos de inteligencia artificial para poder gestionar de manera activa más de 10.000 instalaciones. La implementación de este modelo ha sido posible por la digitalización end to end de todas las operaciones, desde la toma de datos del cliente y la ingesta de todo tipo de fuentes, hasta la emisión de informes de resultados al cliente.

Tras el camino seguido y habiendo podido constatar las capacidades presentes y futuras que aflora este modelo, estamos convencidos que se convierte en una herramienta clave de competitividad en la transición energética.

(i), (ii) Accenture Consulting “New Energy Consumer. New Paths to Operating Agility”
(iii) Monitor Deloitte “Power Market Study 2030. A new look for the enrgy industry”

Balantia patrocinador del Smart Energy Congress 2019

«Digital Transformation, leading Energy Efficiency»

 

enerTIC, la Plataforma de Innovación y Tecnología para la mejora de la Eficiencia Energética y la Sostenibilidad, celebrará la VIII edición del congreso de referencia «Smart Energy Congress» en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.

Esta nueva edición del congreso llevará por título «Digital Tranformation, Leading Energy Efficiency» y reunirá los próximos 3 – 4 de abril de 2019 en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, a los principales stakeholdersSmart Cities, Smart Energy, Smart Industry 4.0, IT Infrastructures.

La innovación y la digitalización impactan notablemente en la mejora de la eficiencia energética y la sostenibilidad. Aceleradores de la competitividad empresarial, y pilares de la Descarbonización de la Economía y de la Transición Energética: grandes retos de la Unión Europea y de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y ámbitos en los que España cuenta con compañías con amplia experiencia y reconocido liderazgo tecnológico.

Smart Energy Congress, el congreso anual europeo en el que consultoras de referencia, compañías energéticas, líderes de la industria tecnológica, responsables de grandes proyectos, etc. comparten su visión y debaten sobre tendencias, retos y oportunidades para mejorar la Eficiencia Energética en ámbitos como Ciudades (Smart Buildings, Waste, Mobility,…), Industrias (Smart Manufacturing, Extended Digital Factory, Agrifood,…), Energía (Smart Grids, Vehicle, Energy Storage…) y Grandes Infraestructuras Tecnológicas (Smart Data Centers, Supercomputing, Artificial Intelligence…).

La participación de Balantia en el Smart Energy Congress, cobra sentido en base a su proyecto Energy 4.0 Platform que la sitúa como referente de la gestión digitalizada de datos energéticos. Orientado a extraer valor al funcionamiento energético de instalaciones utilizando tecnologías centrales de la presente edición del encuentro como son el Big Data y la Inteligencia Artificial.

enerTIC, la Plataforma de Tecnología e Innovación para la mejora de la Eficiencia Energética y Sostenibilidad, cuenta con el apoyo en el desarrollo de esta edición, de sus principales asociados tecnológicos como Balantia, Telefónica, Naturgy, Everis, Endesa, Vodafone, Fujitsu, Ferrovial, T-Systems, Microsoft, Oracle, Minsait by Indra, GMV, Schneider Electric, ó Equinix entre otras, compañías comprometidas con la descarbonizacion de la economíala reducción de costes energéticos y emisiones de CO2 a través de la digitalización.

En esta VIII edición del Smart Energy Congress, enerTIC impulsará dos salas de conferencias y un speakers corner en la zona EXPO, con dos enfoques claramente diferenciados: la Visión EstratégicaSmart Cities, Smart Energy, Smart Industry 4.0, IT-Infrastructures, y la Visión TecnológicaIoT, Big Data, HPC & Supercomputing,  Edge & Cloud Computing, DCIM, Engineering, Congnitie Services, Blockchain, AI, Machine & Deep learning ó 5G, en la que los demandantes de innovación y los principales líderes tecnológicos, mostrarán las soluciones más innovadoras para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad en la nueva era digital y debatirán sobre el papel de la tecnología e innovación para la mejora de la eficiencia energética en sus diferentes ámbitos.

Acerca de la Plataforma enerTIC.org

La Plataforma enerTIC tiene por misión ‘Contribuir al desarrollo del potencial de transformación de la tecnología en el ámbito de la eficiencia energética con el apoyo de sus empresas asociadas e instituciones públicas, en favor de una economía más competitiva y sostenible’. Desde la Plataforma se trabaja tanto en el sector público como privado, en impulsar iniciativas y actividades de concienciación, promoción y difusión, así como de cooperación multiorganizacional que favorezca la aplicación de las soluciones tecnológicas más innovadoras para la mejora de la competitividad energética.

Entre las 62 empresas que forman parte de la Plataforma destacan: Balantia, Telefónica, Naturgy, Everis, Endesa, Vodafone, T-Systems, GMV y Software Greenhouse. En este enlace se puede ver el listado completo.

Toda la información sobre el Congreso se encuentra disponible en: www.SmartEnergyCongress.eu

 

Balantia reconocida por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad

Tras el esfuerzo realizado por Balantia en materia de Big Data e Inteligencia Artificial, ésta ha sido recientemente inscrita por parte del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad en el registro de PYMES innovadoras.

El reconocimiento viene dado por parte del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) a la tarea innovadora de Balantia en el proyecto “Big data and artificial intelligence technology for energy efficiency management”.

La finalidad de este proyecto es la creación y fortalecimiento de los procesos de ingesta y tratamiento de datos de consumo energético y las variables operacionales de la actividad de las empresas.

A través de estos datos, se crearán modelos incrementales de análisis de los patrones de consumo, con el objetivo de detectar soluciones técnico-operacionales para el incremento de la eficiencia energética.

Este reconocimiento supone un impulso a la actividad innovadora de Balantia que ve recompensado su empeño de situarse como motor en la transición energética de las empresas a los nuevos paradigmas de la industria 4.0, en un momento clave de reposicionamiento de los actores tradicionales e irrupción de nuevos jugadores como catalizadores de la transformación tecnológica.

Balantia durante este año 2019 completará un plan de transformación digital trienal con € 1 MM invertidos y el desarrollo de una plataforma de soluciones digitales pionero en el sector.

 

Nuevos retos energéticos: Primer vertical de la energía

Tribuna de opinión enertic

Vicente Padrón, Director de energía 4.0 de Balantia.

Sea por la presión de la mayor consciencia colectiva sobre el impacto del cambio climático, por un mayor peso de la responsabilidad social corporativa en la estrategia o por una mayor comprensión de la necesidad de ajustar el gasto de las compañías, muchas son las empresas han comenzado ya a modificar y a ajustar su estrategia energética. Según estadísticas de Forrester, desde 2013, se han dejado de destinar a las energías fósiles en todo el mundo más de 6 billones (españoles, trillones anglosajones) de dólares y cientos de compañías se han pronunciado de forma clara a favor con las energías limpias. El cambio en la gestión de las utilites y el aprovechamiento de los avances de la tecnología para ser más eficientes en este terreno son elementos también recurrentes en las predicciones a futuro y en los análisis de lo que se debe hacer en el presente.

Algunos de los puntos que se incluyen en las previsiones de hacia dónde irán las cosas en 2019 en lo que a energía, a datos o a la demanda de ambas cosas tocan ya apuntan, entre otros temas, por esta línea. Una previsión de GaN Systems, por ejemplo, señalaba que uno de los elementos que marcarán la agenda durante el año será la creciente demanda de prácticas con cero o bajas emisiones. Además, a la hora de generar energía y consumirla, las renovables no serán ya algo que funcione durante un tiempo, dejando luego paso a la energía ‘tradicional’, o como alternativa. Se espera que el consumo sea verde 24/7.

A ello hay que sumar cómo los grandes cambios tecnológicos y los grandes desarrollos en este terreno están también impactando de forma específica en las utilities y, de forma más concreta, en la energía.

Entre las tendencias tecnológicas que Gartner adelantaba hace unas semanas para 2019 estaban, por ejemplo, el boom de las cosas autónomas y el internet asociado a ello, los espacios smart (de los que las smart cities son el ejemplo principal) o el desarrollo basado en inteligencia artificial. La implantación de las redes 5G, con mucha mayor calidad y capacidad y que mejorarán notablemente la comunicación machine-to-machine, no hará más que aumentar el potencial de estos espacios inteligentes y de estas cosas y servicios que funcionan de forma autónoma.

“Las empresas necesitan ya mucho más que los tradicionales servicios de auditorías o de compra de energía”.

Por tanto, el desarrollo creciente de la inteligencia artificial y el boom del internet de las cosas hacen que sea mucho más fácil no solo automatizar acciones y servicios, sino también gestionar de forma mucho más eficiente el entorno. Las redes eléctricas y el gasto energético se benefician, si se hacen bien las cosas, de estas tendencias. Al fin y al cabo, en el entorno de la industria 4.0, sería un grave error no aprovechar estas oportunidades.

El impacto que estas tendencias a futuro y que los cambios que ya se han realizado hasta ahora han tenido en la gestión de la energía son notables. Las empresas necesitan ya mucho más que los tradicionales servicios de auditorías o de compra de energía. De hecho, se podría decir que se ha cruzado ya la línea y se ha ido mucho más allá de la simple gestión energética. Entre las cuestiones que se tienen que tener ya en cuenta – o se tendrán en el futuro inmediato – están temas como el almacenamiento energético, la generación distribuida de la energía, la personalización mayor en la oferta o los sistemas de gestión demand response.

Compañías como Balantia ya tienen en cuenta los nuevos retos a los que se enfrentan las empresas en su gestión energética y las nuevas oportunidades que la tecnología y el desarrollo vinculado ofrecen en la mejora de esta. Balantia ha desarrollado, de hecho, el primer vertical de la energía para terceros. Este vertical tiene un impacto muy positivo en el día de a día de las compañías y en el consumo que hacen de la energía. El ratio de conversión de éxito se multiplica por dos, al tiempo que también se produce un ahorro en el gasto. La reducción de los costes asociados a la oferta energética es de dos terceras partes.

La clave de lo que hace que este vertical funcione y lo que lo diferencia de lo que se ha estado haciendo hasta ahora es la muy eficiente integración que hace de la tecnología y de la gestión de la energía. Así, el vertical saca provecho del potencial de las herramientas de big data, analizando millones de datos en tiempo real.

En este proceso, además, se ha logrado eliminar uno de los principales lastres a los que se enfrentan las compañías cuando se lanzan a usar el big data, sea en el terreno que sea. A pesar de su elevado potencial y del positivo impacto que puede tener en la actividad de la corporación, las compañías suelen verse arrastradas por la creación de silos informativos en los que los datos no se, por así decirlo, «comunican» entre sí y hacen que se pierdan oportunidades. Esto no sucede en este vertical, en el que se han empleado las herramientas tecnológicas más avanzadas para integrar las fuentes y evitar así este problema.

El toque final lo aporta la inteligencia artificial, que permite crear modelos de gestión que reducen los tiempos y también mejoran la calidad de los servicios que el cliente recibe, haciendo que las compañías estén preparadas para las nuevas soluciones que se tienen que tener ya en cuenta – o se tendrán en el futuro inmediato – como el almacenamiento energético, la generación distribuida de la energía, la personalización mayor en la oferta o los sistemas de gestión demand response.

Para comprenderlo, no hay más que analizar los resultados que han logrado algunas de las compañías para las que ya se han desarrollado soluciones y planes específicos, se ve claramente cuáles son los beneficios que todo ello reporta. Así, por ejemplo, de los casos de éxito de la lavandería industrial líder de Europa o del principal fabricante de ladrillos de España se aprende que se logra ahorrar en cuestiones tangibles y fácilmente visibles, ya que son cuantificables, pero que también se logran ahorros y mejoras secundarias.

Se habla así de resultados testados con un ahorro del consumo energético de una caldera del 10%, gracias a un análisis de datos de consumo, que permite además crear patrones que se aplican a otras calderas o de una recuperación de recursos, disminuyendo el consumo de calefacción aprovechando el calor generado por compresores de aire. A todo ello se suman otros ahorros secundarios, como es la reducción de tiempo de trabajo eliminando tareas energéticas que se automatizan o los que derivan de una mayor monitorización que ayuda a prevenir fallos.

Y aunque estos son los que habitualmente llaman más la atención de los gestores de las empresas, atraídos por el potencial del ahorro y de la eficiencia de costes, lo cierto es que adaptarse a los nuevos retos de la energía en el siglo XXI no debe ser solo importante por ello. En realidad, es un paso que las compañías están obligadas a dar si quieren seguir siendo competitivas. Igual que no tendría sentido seguir empleando vehículos de principios del siglo XX en la empresa, tampoco lo tiene seguir todavía las premisas de esa época en lo que a energía se refiere. La gestión energética también tiene que dar el salto a la revolución tecnológica.

 

Aquí puedes encontrar la tribuna de opinión publicada en enertic

https://bit.ly/2RagW5r

Nuestro compromiso con los Sistemas de Gestión Ambiental dan sus frutos

Balantia tiene implantado y certificado un Sistema de Gestión Ambiental en base a la norma UNE EN-ISO 14001:2015. Esta norma de referencia establece unos requisitos de control del desempeño ambiental.

En Balantia se realiza el control ambiental en base a la guía de buenas prácticas ambientales y el seguimiento de sus indicadores.

Además, anualmente se determinan objetivos de mejora en gestión ambiental para cumplir el compromiso con el progreso continuo del Sistema de Gestión Ambiental implantado. Dichos objetivos se definen teniendo en cuenta los aspectos que han resultado significativos, con objeto de reducir el impacto ambiental generado.

 

ASPECTOS AMBIENTALES

En Balantia hemos identificado todos los aspectos ambientales asociados a nuestras actividades y servicios; ya sean los directamente asociados a nuestra actividad (aspectos directos), como aquellos asociados a las actividades de nuestros proveedores (aspectos indirectos). Así mismo, hemos identificado los aspectos ambientales asociados a posibles situaciones de emergencia ambiental.

Todos los aspectos identificados son evaluados para determinar aquellos que son significativos, los cuales pueden estar vinculados a:

  • Residuos generados
  • Emisiones a la atmósfera
  • Vertidos
  • Ruido, vibraciones u olores
  • Consumo de recursos

 

DESEMPEÑO AMBIENTAL

Así mismo, establecemos un control de todos los aspectos ambientales, significativos y no significativos, a través de indicadores de seguimiento. Gracias a ello se han establecido buenas prácticas ambientales que nos ayudan a su control y a mantener evidencias de la gestión realizada.

Se ha procedido a la separación de los residuos en origen por tipologías generando las siguientes clasificaciones:

-Papel y cartón

-Envases

-Rechazo

-Residuos de tóner

-Residuos de pilas

-Residuos de envases vacíos contaminados

 

En este sentido Balantia gestiona el 100% de sus residuos a través de un gestor autorizado,

constatando así el compromiso de la organización con el medio ambiente.

En materia de consumos, Balantia ha conseguido ahorrar un 2% frente al año anterior el consumo de energía eléctrica de las oficinas. Así como una reducción del 11% contra la línea base.

En la misma línea, durante el primer semestre de 2018 se han reducido un 7% las emisiones de CO2 derivadas del consumo energético de Balantia.

Respecto a los consumos de productos de limpieza se ha conseguido disminuir un 38%.

Hi Partners signs a framework agreement with Balantia to analyse the energy status

The hotel asset management company owned by Sabadell,HI Partners has contracted Balantia services to analyse the energy status of hotels in the portfolio. Through this collaboration, HI Partners intends to detect opportunities for energy improvement in assets, while at the same time outlining an energy management standard applicable to all hotels in the company’s possession. The high growth rate in the incorporation of assets has led Balantia to accompany the company in the analysis of hotels in Baleares and Canary Islands, contributing the specialisation in the consolidation of a reference group in the management of debt and assets Hoteliers as HI Partners is already done.