Europa declara la emergencia climática

A unos pocos días de la celebración en Madrid de la COP25, el Parlamento Europeo ha aprobado por 429 votos a favor contra 225 en contra y 19 abstenciones una resolución en la que se declara en estado de “emergencia climática”.

Esta declaración, pese a ser a efectos prácticos simbólica, tiene dos elementos comunicativos de calado.

Por un lado y a nivel interno, da el pistoletazo de salida discursivo al Green New Deal For Europe llamado a ser uno de los ejes de la política a desarrollar durante el próximo lustro por Ursula Von der Leyen, nueva Presidenta de la Comisión Europea. Por otro lado, sitúa a Europa como el primer continente en tomar una iniciativa como esta, lo cual, de desarrollarse de forma efectiva podría hacer las veces de locomotora mundial en este aspecto.

Dentro del mentado proyecto, la Presidenta muestra su voluntad de aumentar hasta el 50% los recursos dedicados a inversión sostenible por parte del Banco Europeo de Inversiones, formando parte esta medida de un Plan Europeo de Inversiones Sostenibles llamado a realizar operaciones por valor un billón de euros (trillion en terminología anglosajona) en la próxima década, cifra que en orden de magnitud se acerca al PIB Español.

En este marco y como antesala al evento que se celebrará en Madrid desde el próximo lunes y hasta el día 13 de Diciembre, sitúa a nuestro país como protagonista más inmediato de los próximos acontecimientos. Se nos abren algunas preguntas a este respecto:

¿Será la COP25 determinante en el rumbo que tomen el resto de actores globales ante este reto que por definición es de escala planetaria? ¿Supone esta declaración un paso adelante de la UE para liderar los futuros escenarios?

En cualquier caso, parece que la transición energética será protagonista de la actividad económica de Europa en los próximos años.