El mercado mundial de contadores inteligentes superará los 7.000 millones de dólares en 2023

El mercado mundial de contadores inteligentes pasará de los 5.800 millones de dólares alcanzados en 2018 a superar los 7.000 millones en 2023, según el último informe de la firma de análisis y datos GlobalData.

El último informe de la compañía: ‘Medidores inteligentes, actualización 2019 – Tamaño del mercado global, panorama competitivo y análisis de países clave para 2023’ revela que este crecimiento será impulsado por la evolución de los estándares de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), la entrada en nuevos mercados, la sustitución de contadores, tanto en la infraestructura de medición avanzada (AMI) como la tradicional, el desarrollo de nuevas infraestructuras y la carga máxima y la gestión de activos.

La transición energética en los países, la mejora de la resiliencia de la red, los mandatos y las actualizaciones de infraestructura son los factores principales que impulsarán el desarrollo de los contadores inteligentes. A pesar de la disminución de las instalaciones, China continuará siendo el mercado más grande, con una instalación que probablemente alcance un total de 144 millones durante el período de pronóstico.

Nirushan Rajasekaram, analista de energía de GlobalData, comenta: “China es el mercado más grande de contadores inteligentes y es probable que continúe liderando el mercado. A lo largo del período de pronóstico, el enfoque se desplazará hacia la sustitución de medidores antiguos, lo que impulsará el crecimiento del mercado a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 5%. «La creciente demanda de energía y la creciente penetración de las energías renovables en la red requerirán la necesidad de un sistema de suministro de energía sofisticado y fiable».

Japón y EEUU continuarán mejorando su red eléctrica para mejorar la resiliencia climática y verán que su mercado alcanzará los 554 millones y 263 millones de dólares, respectivamente, para 2023. Los pobres recursos de energía doméstica y la inestabilidad de los precios de los combustibles fósiles están empujando al gobierno japonés a implementar medidas de eficiencia, energías renovables y otras tecnologías disruptivas, que hacen que las operaciones de red sean más complejas y variables.

En EEUU, la red obsoleta está impulsando iniciativas de modernización en todo el país, con programas de inversión federales establecidos para alentar a las compañías eléctricas a instalar contadores inteligentes. A medida que las eléctricas más grandes de EEUU y Japón vayan finalizando esta tarea, se espera que las instalaciones de contadores inteligentes agregados disminuyan a 20,2 millones y 29,3 millones, respectivamente, durante el período de pronóstico.

En Europa, el mandato de la UE para el despliegue de medidores inteligentes impulsará su instalación a gran escala en el Reino Unido y Francia. Se espera que las instalaciones en el Reino Unido se aceleren, con el desarrollo exitoso de la plataforma de comunicaciones de segunda generación para medidores inteligentes. Mientras tanto, se espera que Francia se adhiera a su plan de implementación y lo haga en 2021.

El mercado español de contadores inteligentes, como informaba ayer El Periódico de la Energía, ha llegado ya a la madurez. Según la CNMC, el número de equipos con capacidad de telemedida y telegestión efectivamente integrados en la red superó 26,8 millones a finales de 2018, lo que representa el 99,14% de los contadores con una potencia contratada igual o inferior a 15 kW.

Rajasekaram concluye: “Las tecnologías emergentes como la energía solar fotovoltaica, el almacenamiento de baterías y los EV están interrumpiendo la linealidad del flujo de energía, lo que lleva a la formación de una red interconectada no lineal e intrincada en el nivel de distribución. Usando medidores inteligentes y tecnología de comunicaciones adecuada, las tendencias de generación y consumo se ponen a disposición de las compañías eléctricas, lo que les permite actuar de manera eficiente.

“Además, los contadores inteligentes permiten el flujo de información sobre aumento de precios, respuesta a la demanda y mejora la transparencia de la facturación. Los contadores  inteligentes serán integrales en la construcción de redes sólidas, la modernización de la infraestructura de soporte, la reducción de las redundancias, la mejora de las operaciones y el rendimiento y aumento de los ingresos de las compañías eléctricas».

Fuente: elperiodicodelaenergia.com