Claves Real Decreto-Ley 15/2018 para la dinamización del mercado de instalaciones de autoconsumo

El Gobierno ha puesto en marcha las esperadas mejoras que favorecen el autoconsumo de energía solar.

La nueva norma establece que la energía consumida de origen renovable, cogeneración o residuos quedará exenta de peaje o carga.

Algunas claves:

  • Se modifica la definición de autoconsumo que pasa de ser “instalaciones de generación conectadas en el interior de una red de un consumidor o a través de una línea directa de energía eléctrica asociadas a un consumidor” a “instalaciones de producción próximas a las de consumo y asociadas a los mismos”. Dejando para un desarrollo reglamentario, el concepto de instalaciones próximas a efectos de consumo.
  • Se reducen las modalidades de autoconsumo a dos: con excedentes y sin excedentes.
  • Instalaciones de menos de 100 kW quedan exentas de la obligación de inscribirse en el registro administrativo de producción de energía eléctrica.
  • A nivel de autoconsumo se eliminan todo tipo de cargas y/o peajes a la energía auto consumida producida por renovables, cogeneración o residuos. Si esta energía utilizase las redes de distribución valiéndose del concepto de instalaciones próximas, podría reglamentarse una pequeña carga en concepto de uso de la red.
  • Se creará un reglamento para establecer las condiciones técnicas y administrativas que será PROPORCIONAL al tamaño de la instalación. Las instalaciones de menos de 100 kW sin excedentes tendrán criterios exclusivamente técnicos.
  • Se modifica el Artículo 64: Fin de las faltas con consecuencia de infracción muy grave por cuestiones administrativas o de volcado final de la energía. Ahora solo será considerada infracción muy grave el volcado con implicaciones negativas para la calidad del servicio de la red. Uno de los motivos era el registro al que alude el segundo punto de esta enumeración.

Fruto de estos cambios normativos en la inversión fotovoltaica, volvemos a ritmos de liderazgo europeo, pero no sin notar el parón de potencia instalada durante estos años en los que países como Alemania, Italia o Reino Unido, se habían posicionado como líderes frente a España.

A nivel de autoconsumo, estas cifras se prevén traducir en unos 300 MW instalados en 2019, frente a los 125 MW de 2018 y 55 MW en 2017. Todo ello supone una tendencia creciente.