Las renovables ascienden al 44,59% en el sistema eléctrico nacional en el primer trimestre de 2020.

El sistema eléctrico nacional ha cerrado el primer trimestre del año con datos que permiten pronosticar según Red Eléctrica de España, que 2020 será recordado como el primero de la nueva era renovable.

La transición energética en España comienza a ser una realidad. 

Los meses de enero, febrero y marzo han registrado una cuota de renovables del 44,59% sobre el total de la estructura de generación a nivel nacional (en el mismo periodo de 2019 fue del 38,42%). Si se compara con los trimestres equivalentes de los últimos cuatro años, desde 2017, este año ha registrado el más renovable.


Durante los tres primeros meses, el viento suele soplar con fuerza y también caen mayores precipitaciones. Por eso, es común que la eólica y la hidráulica registren valores altos.

Solar Fotovoltaica


Destaca el papel de la solar fotovoltaica que ha registrado un récord en la generación nacional trimestral, participando en un 4,12% frente al2,96% de 2019.

Los más de 4 GW de potencia instalada puestos en servicio durante 2019 empiezan a dar sus frutos y esto es solo el principio: el verano ya se acerca.

Emisiones de CO2 y descarbonización

Durante este primer trimestre, el 72,75% de la electricidad se ha generado sin emitir CO2 equivalente a la atmósfera, frente al 64,72% del periodo análogo de 2019. Para la obtención de esta cifra, el papel de la energía nuclear, junto con la importancia de la renovable, ha sido fundamental, ya que ha marcado la máxima participación en la estructura desde 2007 (23,97%).

De la misma manera, según la información aportada por Red Eléctrica de España, el año 2020 también recoge el testigo de 2019 en la apuesta por la descarbonización. La participación de este combustible fósil en la producción eléctrica ha sido tan sólo de un 3,38%, lo que supone el dato más bajo desde que Red Eléctrica tiene registros (tres primeros meses del año). Frente a este dato, el del primer trimestre de 2019, cuando el carbón generó el 10,1% de la energía eléctrica. 

El impulso de la energía solar

Al analizar cada uno de estos tres primeros meses, marzo fue el más verde, con una cuota de renovables del 49,52%, mientras que en febrero fue del 42,84%.

En el tercer mes del año, la tecnología basada en células fotovoltaicas ha conseguido registrar la participación mensual más alta en la historia de esta tecnología. Su producción, que ha alcanzado 1.050,3 GWh – ha superado incluso las de veranos anteriores. En concreto, el 29 de marzo anotó el máximo histórico de producción diaria, con 50,37 GWh y una participación del 8,5% en la estructura. 

Marzo ha destacado también por la baja participación del carbón. Solo 2,2 de cada 100 MWh se produjeron empleando esta energía contaminante. Es la segunda cifra más baja de la historia del sistema eléctrico nacional, sólo superada por la contabilizada en mayo de 2019.

Lo que las ciudades que ya son referentes en sostenibilidad nos enseñan

A medida que los ciudadanos son más conscientes de los problemas que acarrea la gestión tradicional de las ciudades y el no apostar por la sostenibilidad y la eficiencia, mayor es la presión para que las localidades en las que viven se gestionen de un modo respetuoso con el entorno.

Las ciudades quieren ser lo más verdes posibles. El ranking elaborado por Arcadis y el Centre for Economics and Business Research ha coronado a Zúrich como la ciudad más sostenible del mundo. Le siguen en el ranking Singapur, Estocolmo, Viena, Londres, Frankfurt, Seúl, Hamburgo, Praga y Múnich. Entre las ciudades españolas, Madrid, en el puesto 34, y Barcelona, en el 43, son las que han logrado entrar en este listado. 

Para escoger las mejores ciudades del mundo en sostenibilidad, el estudio mide cómo se preocupan por sus habitantes, el planeta y la rentabilidad. Así, valoran el transporte público, la conservación de los espacios, la eficiencia económica y, por supuesto, el ser sostenibles energéticamente y el uso de energías renovables. Son ciudades en las que resulta más agradable y positivo vivir, porque se están tomando decisiones y poniendo en marcha acciones que ayudan a convivir mejor con el entorno.

En España, y según las estimaciones del Observatorio de la Sostenibilidad, Vitoria es la ciudad más sostenible, seguida de Madrid, Barcelona, San Sebastián, Bilbao, Zaragoza y Burgos. Son las urbes españolas que mejor lo están haciendo a la hora de gestionar de forma sostenible la localidad y de impactar del modo más positivo posible en su entorno y en la vida de sus habitantes.

Qué tienen en común

Todas estas ciudades han comprendido la importancia de apostar por la sostenibilidad y por la eficiencia energética, desarrollando su estrategia de crecimiento en base a ellas. Como explican desde el Foro Económico Mundial, las ciudades del futuro necesitan ser más verdes, más sanas y más sostenibles.

Eso implica trabajar en la biodiversidad, pero también apuntalar la eficiencia y el uso de energías limpias. Las ciudades más eficientes del mundo apuestan por la economía circular, usan datos para tomar decisiones más efectivas o emplean fuentes de energía renovables, gestionando también sus redes energéticas de un modo inteligente.

No se trata solo de que la electricidad se genere de forma sostenible, por ejemplo, sino también de activar mecanismos que limiten el desperdicio de recursos. Es similar a lo que hacemos desde Balantia por nuestros clientes empresariales. Nuestros proyectos de transición energética no solo cambian a fuentes de energía más limpias, sino también a una gestión más inteligente. Para explicarlo de un modo más directo, ayudamos a comprender cuándo se necesitan más recursos y cuándo menos y ajustamos a ello el consumo de energía.

Una lección de cara al futuro

Además, estas ciudades son también una poderosa lección sobre cómo se deben preparar las urbes para el futuro. Como explica uno de los columnistas de Forbes, estas ciudades están mucho mejor preparadas para los retos del mañana gracias a su estrategia sostenible.

La sostenibilidad las hace más competitivas. Muchas ciudades pequeñas están ya desarrollándose teniendo en cuenta estos criterios, usándolo como un valor diferencial. Su crecimiento está marcado, por ejemplo, por la reserva de espacios verdes, por la creación de infraestructuras para el transporte público o por el uso de energías eficientes y verdes. Con ello, se aseguran el sentar las bases para ofrecer una mejor calidad de vida a sus habitantes y se preparan para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible. Así, logran posicionarse como polos de interés y atraer la atención de potenciales habitantes.

De hecho, y este es un punto en especial que las empresas deberían observar y copiar, estas ciudades sostenibles se están creando una cierta identidad de marca. El city branding es un elemento crucial para diferenciarse, atraer población y capturar negocio. Ser una ciudad verde es un activo cada vez más valioso.

Nace una gran alianza europea para defender una salida verde a la crisis económica del coronavirus

180 representantes políticos, directivos empresariales, sindicatos y ONG piden que la UE supere esta recesión de la mano de la lucha contra el cambio climático

La “lucha contra el cambio climático” debe ser el “núcleo de la estrategia económica” que ponga en marcha la Unión Europea para salir de la crisis ligada a la pandemia de la Covid-19. Y las “inversiones masivas” que se requerirán tendrán que alinearse con los “principios ecológicos”. Esta es la propuesta que lanza la recién nacida Alianza Europea para una Recuperación Verde. A través de un manifiesto difundido este martes, firmado por 180 responsables políticos, directivos de grandes multinacionales, sindicatos, ONG y expertos, se pide a la Comisión Europea que utilice el Pacto Verde ―que estaba en fase de desarrollo cuando estalló la pandemia― para salir de esta crisis económica, que será “más fuerte que la crisis de 2008”.

Esta alianza se alinea así con la carta que 13 ministros de Medio Ambiente y Clima de la UE enviaron la semana pasada a Bruselas reclamando también que no se deje atrás por el coronavirus ese Pacto Verde, que estaba llamado a ser la hoja de ruta de Europa para luchar contra el cambio climático y para lograr que la economía comunitaria se desenganche de los combustibles fósiles. Pero, ante la magnitud de la crisis sanitaria y económica que ha supuesto la pandemia, han surgido voces dentro de la UE, principalmente de países del Este, aunque también de algunos sectores económicos, que ponen en duda la continuidad de algunas medidas y políticas climáticas. La carta de la semana pasada y el manifiesto de la alianza que se lanza este martes están firmados por ministros de Alemania, Francia, Italia, Suecia, Luxemburgo, Portugal, Austria, Finlandia y España. La vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, ha sido la encargada de rubricar el escrito en representación del Gobierno español.

Pero la alianza presentada ahora, que ha sido promovida por el diputado en el Parlamento Europeo de Los Verdes Pascal Canfin, va más allá. Porque incluye también a 79 eurodiputados de 17 países de la UE, 37 directores generales de multinacionales y grandes empresas, 28 asociaciones empresariales, confederaciones y federaciones sindicales y siete ONG, además de varios grupos de expertos. Comparten firma los máximos directivos de grandes compañías como L’Oreal, Volvo, Danone, Ikea, Enel o Iberdrola con los representantes de ONG medioambientales como WWF, Birdlife o la Red de Acción Climática (conocida por sus siglas en inglés CAN).

Los firmantes dejan claro que la lucha contra la pandemia es la “principal prioridad” y debe hacerse todo lo que se necesite para detener y erradicar el virus. Pero, mirando a las consecuencias económicas que tendrá la Covid-19, explican que Europa debe dar “una respuesta económica coordinada fuerte” para superar un golpe más duro que el que supuso la crisis de 2008. La vía para dar esa respuesta, entienden, es realizar “inversiones masivas” que deberán “desencadenar un nuevo modelo económico europeo” que gire alrededor de los “principios ecológicos”. En su opinión, la transición necesaria para limpiar la economía europea de gases de efecto invernadero, unida a la protección de la biodiversidad y la transformación del sector agroalimentario, pueden generar “rápidamente empleos, crecimiento y mejorar el estilo de vida de todos los ciudadanos”.

Esta alianza recuerda que la transformación hacia una economía verde no es un camino que tenga que partir de cero ahora, porque en la última década se ha producido importantes avances: “Hace 10 años, los vehículos de cero emisiones eran solo un prototipo”. “La energía eólica era tres veces más cara de lo que es hoy y la energía solar siete veces más”, añaden.

Los firmantes se comprometen a trabajar juntos, “compartir conocimientos, intercambiar experiencia y crear sinergias” para poner en marcha las inversiones de “recuperación verde” que se necesiten. Y respaldan explícitamente el Pacto Verde de la Comisión por tener un “enorme potencial para reconstruir” la economía europea.

Fuente: elpais.com

El Gobierno amplía en 7,3 millones, destinados a Asturias, ayudas para eficiencia en pymes y gran industria

El Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, a través de una resolución del consejo de administración del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), ha ampliado en 7,3 millones de euros el presupuesto del Programa de Ayudas para Actuaciones de Eficiencia Energética en Pyme y Gran Empresa del Sector Industrial, dotado inicialmente con 306 millones de euros.

Según informó el gabinete dirigido por Teresa Ribera, esta extensión se dirige, íntegramente, al Principado de Asturias, dado que es, por el momento, la primera región que ha completado el presupuesto que tenía asignado en el fondo.

Por su parte, el resto de comunidades autónomas todavía cuentan con presupuesto por ejecutar y, una vez lo hayan hecho, tienen la posibilidad de solicitar ampliaciones de los fondos, como la que se ha consignado a Asturias.

El programa está destinado a llevar a cabo acciones que incidan en la mejora de la eficiencia energética en tecnologías y procesos, así como la implementación de sistemas de gestión energética para pymes y gran empresa industrial.

Se trata de un sector que puede beneficiarse especialmente de este tipo de acciones, dado que supone un significativo ahorro en el consumo de energía, lo cual repercute positivamente en su competitividad. El fondo financia la sustitución de equipo y la implantación de sistemas de gestión, entre otras propuestas surgidas del desarrollo de auditorías energéticas en las instalaciones. El reparto del fondo entre las comunidades autónomas se realiza atendiendo al Valor Agregado Bruto (VAB) de la industria de cada región.

La ampliación de las ayudas a Asturias ha sido aprobada previo acuerdo del Comité de Seguimiento y Control del Fondo Nacional de Eficiencia Energética. Con ello, se da respuesta a la solicitud realizada por el Gobierno asturiano al IDAE, de acuerdo con lo estipulado en el Real Decreto 23/2019, por el que se regula esta línea de financiación.

OBJETIVOS DE REDUCCIÓN DE LA UE

Además de mejorar la competitividad de la industria española, el fondo contribuye a que nuestro país logre los objetivos de reducción del consumo de energía final que fija la Directiva 2012/27/UE. En su artículo 7, esta norma señala el objetivo de alcanzar un ahorro de energía final de 15.979 toneladas equivalentes de petróleo (ktep) en 2020 para todos los sectores, incluido el de la industria.

Este es el tercer programa de ayudas de este tipo, tras las convocatorias de 2015 y 2017, que tuvieron una dotación conjunta de 283 millones de euros financiando más de 1.000 proyectos.

El autoconsumo fotovoltaico, el más perjudicado por la crisis del COVID-19

UNEF ha celebrado su primer diálogo virtual abierto ¿Cuál es el impacto del COVID-19 en el sector fotovoltaico?, retransmitido en directo desde el canal de YouTube , dentro de la iniciativa #DialogosSolaresDesdeCasa, una serie de encuentros dirigida a impulsar el debate sobre los temas de actualidad de la industria fotovoltaica, en compañía de expertos destacados del sector fotovoltaico y energético.

En este primer diálogo ¿Cuál es el impacto del COVID-19 en el sector fotovoltaico?, moderado por Luis Merino, Codirector de Energías Renovables, han participado Juan Carlos Jadraque, director del área solar de Ingeteam, José Benjumea, CEO de POWEN y Jordi Vega, Director de Construcción de GRS.

Los expertos, que han reconocido que va a haber un impacto importante en la economía, han mirado con optimismo al futuro, señalando a la fotovoltaica y a las renovables como una palanca para salir de la crisis. El sector fotovoltaico tiene perspectivas importantes a medio y largo plazo, por lo que seguirá siendo rentable invertir en él, no solamente porque supone la generación de energía limpia y el cumplimiento de los compromisos adquiridos a nivel internacional en la lucha contra el cambio climático, sino porque también supone la creación de puestos de trabajo y de riqueza económica.

Por su parte, José Donoso, Director General de UNEF, ha destacado que

“las consecuencias del COVID19 en las empresas de autoconsumo y la paralización de su actividad suponen el riesgo de perder el importante tejido empresarial constituido por profesionales formados. En este sentido, desde UNEF, será necesario que el Gobierno tome una serie de medidas específicas para apoyar la recuperación del sector, como por ejemplo medidas de fiscalidad temporal, de agilización de la tramitación administrativa y campañas de comunicación sobre las ventajas del autoconsumo”.

José Benjumea, CEO de Powen, ha señalado que

La crisis deI COVID19 está afectando a todos los sectores incluido las energías renovables, pero las inversiones que tenían sentido antes de la crisis lo seguirán teniendo después. En particular, entendemos que el autoconsumo se va a convertir en una de las palancas claras para incrementar la competitividad de las empresas. Por esta razón creemos imprescindible el apoyo del Gobierno mediante medidas fiscales que faciliten su implementación”.

Juan Carlos Jadraque, director del área solar de Ingeteam, ha recordado que

Ahora toca a la industria estar en casa, excepto aquellos implicados en servicios “esenciales”, y contribuir desde casa a que remita la curva de contagios y a que el sistema sanitario no colapse”.

Los expertos han señalado, además, que no esperan un impacto significativo ni en la variación del precio ni en la disponibilidad de suministro de los componentes de las plantas fotovoltaicas, aunque sí han reconocido que se verán retrasos en la entrega de los pedidos procedentes de China. En este sentido, han recordado que nuestro país cuenta con un tejido empresarial fuerte y competitivo en gran parte de la cadena de valor de la tecnología.

Jordi Vega, Director de Construcción de GRS, ha señalado que

Ante una crisis sanitaria como que la estamos atravesando, GRS quiere transmitir un mensaje de tranquilidad. Nos encontramos en uno de los sectores que más rápido se va a recuperar y con más proyección en el corto y medio plazo. Por ello, hemos apostado por incrementar todo lo posible la seguridad de los trabajadores, pues son el activo más valioso de la compañía; potenciar el teletrabajo para seguir dando asistencia a todos los proyectos a nivel internacional y, así, minimizar el impacto en nuestros clientes; ser proactivos y preparar planes de contingencia, contemplando varios escenarios, que nos ayuden a retomar la actividad normal una vez superada esta grave crisis”.

Respecto a la financiación, han destacado la importancia de que las entidades financieras y la administración den apoyo al sector, evitando penalizar a las partes por incumplimiento de algunos compromisos debido a causas de fuerza mayor, como es la pandemia del COVID-19. A este respecto, también han señalado que la parálisis en la financiación de los proyectos es temporal, por lo que no pondrá en riesgo la viabilidad del sector en el futuro.

El próximo diálogo de la serie #DiálogosSolaresDesdeCasa se celebrará el martes, 7 de abril, a las 12:00 horas, sobre cuál es la línea más eficiente a seguir en la reforma del diseño de la tarifa de la luz. En concreto, teniendo en cuenta los principios de la transición ecológica, se debatirá sobre si es más adecuado ir hacia una tarifa plana o hacia una tarifa con un alto componente variable.

Fuente: unef.es/