Las smart cities, fuentes casi inagotables de datos

Cuando hace unos años se empezó a hablar de las smart cities, las ‘ciudades inteligentes’, la cuestión parecía casi un elemento futurista. Semejaba una visión digna de una película de ciencia ficción de cómo serían las ciudades del mañana y de cómo empezaban a serlo ya. El futuro de las urbes se veía como un espacio no solo lleno de tecnología, sino también permanentemente conectado.

En ellas, los semáforos regularían el tráfico según las necesidades que los propios coches les irían chivando que iban a tener, las luces del alumbrado público consumirían menos electricidad y se ajustarían a los movimientos de la población y los sistemas de emergencia aprenderían de su actividad y de sus tiempos de respuesta para predecir patrones y posicionarse mucho mejor para responder a potenciales nuevos problemas.

Estos eran solo unos pocos ejemplos de lo que los expertos y los analistas adelantaban que definiría – y señalaban que ya estaba empezando a hacerlo – a la ciudad del futuro.

En aquel primer momento, algunas ciudades pioneras estaban empezando a implementar estas soluciones. Ahora, unos cuantos años después, el número de localidades de todo tamaño que se han unido a la idea de lo smart es mucho mayor y no para de crecer cada día y en todo el mundo.

Hacia donde van las smart cities

El mercado de productos y servicios para smart cities moverá, según estimaciones que recoge Deloitte en un análisis, 1,5 billones (españoles, trillones anglosajones) de dólares en 2020.

Cada vez no solo habrá más elementos conectados, sino que además estos se emplearán para cada vez más cuestiones y más usos. Igualmente, los analistas tienen claro que este peso cada vez más creciente de las diferentes herramientas que conectan a las localidades y a sus ciudadanos modificarán formas de consumo, estilos de vida y hábitos cotidianos.

El papel de las ciudades en la vida de los habitantes de la Tierra será cada vez más destacado, lo que hace que lo que en ellas ocurre sea cada vez más crucial. Una estimación de Naciones Unidas predecía que, en 2050, el 66% de la población mundial vivirá en una ciudad. Las ciudades se convertirán, así, en el elemento que consuma el 70% de los recursos globales.

Por tanto, las ciudades conectadas e inteligentes no solo un elemento interesante desde el punto de vista de la tecnología, sino que son también una cuestión crucial para gestionar un futuro en el que el peso de las aglomeraciones urbanas será cada vez mayor.

Las ciudades, fuentes de datos

La ciudad conectada ayudará a sus gestores a tomar muchas mejores decisiones y a adelantarse a los posibles problemas. Lo logrará, además, gracias a su propia naturaleza. La smart city está en todo momento generando información y es por tanto un generador constante de datos.

En la era del big data, los datos son la cuestión crucial que ayuda a ser mucho más eficiente, mucho más efectivo y mucho más sólido de cara al futuro. A las empresas, el uso de las herramientas de big data les está permitiendo ya solucionar problemas en la cadena de gestión, adelantarse a las necesidades de los consumidores, detectar pautas insospechadas de consumo o solventar potenciales puntos de fricción en el mercado.

Para los responsables de las ciudades, la información les permitirá tomar muchas mejores decisiones en el gobierno municipal. Además, la información que generan las ciudades son datos públicos, lo que ha abierto una nueva potencial línea de actuación. El open data ayuda a mejorar el bien común, pero también se ha convertido en una herramienta que puede ser aprovechada a nivel empresarial.

Los datos que generan las ciudades son ingentes y se han convertido en un elemento con un futuro todavía más prometedor. A medida que se van añadiendo más servicios y más funcionalidades a la ciudad conectada, se logra encontrar mucho más uso para la información que esta genera, al tiempo que comienzan a aparecer nuevos y variados datos.

La información ya se usa para reducir atascos y gestionar el tráfico, para estudiar la contaminación y encontrar soluciones, para reducir problemas sociales o para comprender los elementos que afectan a la salud de los ciudadanos.

Son solo unos pocos ejemplos, a los que por supuesto también se suman todas las cuestiones relacionadas con el consumo energético. Los datos que generan las ciudades ayudan a comprender cómo estas consumen energía y a tomar decisiones que permitan mantener un óptimo servicio consumiendo menos recursos.

Portugal ya es capaz de cubrir toda su demanda de energía con renovables

Reducir el impacto en el entorno debe ser una de las preocupaciones claves de las empresas y de las administraciones públicas. Para ello, es importante saber qué se está haciendo y qué impacto está teniendo en el medioambiente, como también resulta crucial ser lo más eficientes posibles a la hora de establecer los consumos energéticos que se realizan.

Para las empresas es muy importante comprender el entramado de su infraestructura energética, para lo que las auditorías energéticas resultan una de las mejores soluciones para comprender qué se está haciendo.

Una buena auditoría energética ayudará a comprender cuáles son los consumos energéticos que se están haciendo, en qué se está fallando, en dónde se podría mejorar y, por supuesto, cuál debería ser el camino para hacer mejor las cosas.

En ese camino para hacer mejor las cosas, se ajustarán las pautas de consumo, se optará por una mayor eficiencia y se cambiará el consumo a una energía más limpia.

Las renovables son la alternativa verde al consumo energético tradicional y la solución para evitar el impacto negativo que estas tienen en el entorno. Además, las fuentes de energía renovables se han convertido ya en una opción sólida y solvente, que da un servicio de calidad a sus usuarios.

Posiblemente, el mejor ejemplo para comprender cómo las energías renovables son ya una óptima y segura opción en términos energéticos esté muy cerca. Solo hay que cruzar la frontera para encontrarse con una muestra ya no solo del potencial sino también de la aplicación práctica que tienen las renovables.

Portugal ya es capaz de funcionar usando solo energías renovables.

Portugal, usando solo energías renovables

La REN (las siglas de las Redes Energéticas Nacionais, el organismo que gestiona las principales infraestructuras lusas de transporte de electricidad y gas natural) anunciaba recientemente un nuevo hito histórico. El 11 de marzo de este año, la producción de energía eólica en el país llegó a un nuevo máximo histórico, con 101 GWh, superando los 96,7 GWh que habían logrado a principios de 2017.

Lo importante de estos datos no está tanto en ese récord, sino en lo que esta cantidad de energía ayudó a permitir. Portugal logró desconectarse durante varios días de las energías tradicionales. Durante 63 horas de marzo, todo el país estuvo empleando únicamente electricidad procedente de las fuentes renovables.

Como explican en un comunicado en su página, “entre las 20:30 horas del viernes, 9 de marzo, y las 12 horas del lunes, 12 de marzo, la producción renovable, fundamentalmente hídrica y eólica, fue suficiente para abastecer el consumo nacional“. Durante ese período, Portugal no necesitó la energía que generan las grandes centrales que emplean carbón y gas natural como fuente para sostener su red eléctrica.

El alto uso de las renovables no solo se limitó a este momento de pico histórico, sino que se extendió también durante todo el comienzo del año. Aunque el consumo 100% de renovables no se pudo mantener durante todo el trimestre, los datos de balance de la REN apuntan a que durante ese período emplearon un 61% de energías limpias para abastecer a la demanda de consumo de la red nacional.

Lo lograron, además, a pesar de que la demanda de consumo que tuvo que soportar la red eléctrica fue superior a la que afrontó en el mismo período del año pasado. El consumo de electricidad creció en un 4,7% frente a los datos del año precedente.

En total, de todo el consumo eléctrico portugués de este comienzo de año, el 31% se cubrió con energía eólica, el 24% con hidroeléctrica, el 5% con biomasa y el 1,1% con fotovoltaica.

Según previsiones de la Associação de Energias Renováveis, APREN, se espera que Portugal logre desconectar las energías tradicionales en 2040 y que su red eléctrica pase a depender solo de fuentes renovables.

Una jornada analiza cómo los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas están cambiando a las empresas y su actividad

Los ODS, que Naciones Unidas puso en marcha en 2016, buscan acabar con los principales problemas a los que se enfrenta el planeta, tanto desde el punto de vista social como medioambiental.

El salón de actos del Hotel Iberostar Cristina de Playa de Palma acaba de acoger la jornada ODS Empresas en Baleares: Desafíos y oportunidades para el sector privado, organizada por Dudia Energy Concept Lab para Iberostar Group y la Red Española de Pacto Mundial.

El evento, que se ha podido seguir en redes sociales bajo el hashtag #ExperienciasODS, ha permitido a representantes de empresas de diferentes sectores poner en común tanto sus acciones como sus planes, así como sus recomendaciones y sus casos de éxito, para el cumplimiento de los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Tras la inauguración del evento por parte del presidente de la Red Española del Pacto Mundial, Ángel Pes, representantes de compañías como el Grupo Iberostar, Ferrovial, Redexis Gas o Tirme, entre otras, explicaron cómo los ODS están impactando en la industria y cómo están incorporando estas buenas prácticas en su día a día.

Eduardo Olano, director general de Balantia y Raúl López global key account director de Stratio, han realizado una exposición conjunta donde han puesto de relevancia, “La contribución del Big Data y la AI a los ODS”.

El ingente volumen de datos que genera la actividad turística y como su uso inteligente puede aportar a la sostenibilidad de la actividad a través del incremento de la eficiencia energética, la incorporación de energías renovables y la implicación/concienciación del cliente en la mitigación del impacto del turismo.

Qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, conocidos por sus siglas ODS, fueron puestos en marcha por Naciones Unidas en 2016. Los ODS son las líneas maestras que marcan tanto las políticas de actuación como los planes de financiación de las Naciones Unidas para el desarrollo. En total, se trata de 17 puntos que se esperan cumplir en los próximos años.

Los planes buscan el fin de la pobreza, erradicar el hambre, conseguir la igualdad de género real, actuar por el clima, potenciar la energía asequible y no contaminante, crear ciudades y comunidades que sean sostenibles o la reducción de las desigualdades, entre otras cuestiones.

El cumplimiento de estos puntos y el trabajo para alcanzar estos objetivos no se limita únicamente a las administraciones públicas y los gobiernos, sino que se amplía también a las empresas y a demás actores del sector privado.

Los ODS suponen en ocasiones un desafío para las empresas, que tienen que cambiar sus prácticas y que actualizar sus infraestructuras para conseguir cumplir con los retos que los objetivos proponen, pero al mismo tiempo son una oportunidad para conseguir muchos mejores resultados.

Permitirán conectar mucho mejor con los consumidores, que cada vez están más preocupados por el impacto que sus acciones y sus decisiones de consumo tienen en el planeta y en la sociedad, pero también porque les ayudarán a mejorar su eficiencia, su sostenibilidad y hasta incluso sus resultados económicos.

Ser mucho más responsables en cuestiones como puede ser el uso de la energía ayuda, por poner un ejemplo, a evitar también los sobrecostes asociados al despilfarro energético.

Para las empresas, los ODS son una oportunidad de mercado, una vía más de compromiso con la sociedad y, al final, también simplemente una extensión de sus acciones y compromisos en responsabilidad social corporativa.

Proyecto Smart Energy Universitat Illes Balears UIB

El objetivo la ejecución del diagnóstico energético de 20 edificios conforme a los requisitos mínimos establecidos en la norma UNE EN 16247 con el objetivo de sentar las bases y los alcances mínimos para desarrollar la hoja de ruta del proyecto SmartEnergy de la Universitat de les Illes Balears (UIB), para dar respuesta al servicio licitado de “REALIZACIÓN DEL ESTUDIO-AUDITORÍA PARA EL DISEÑO Y LA IMPLANTACIÓN DE LA ESTRATEGIA DE EFICIENCIA ENERGÉTICA DE LA UIB”.

Los resultados esperados del proyecto son:
• Identificación del potencial de ahorro latente a nivel energético en los edificios de la UIB.
• Elaboración del Plan de Actuaciones SmartEnergy.

Para la ejecución de los trabajos Balantia contará con un equipo altamente cualificado en la elaboración de auditorías energéticas, compuesto por licenciados, ingenieros superiores y arquitectos con amplia experiencia en el análisis técnico de instalaciones consumidoras de energía, cumpliendo ambos perfiles con los conocimientos mínimos requeridos para ser considerados como auditores energéticos, al igual que un director de proyecto habilitado como certificador EVO.

El equipo se compondrá de un director de proyecto y 5 auditores energéticos.

La metodología de trabajo de Balantia para la realización de las auditorías se fundamentará en los requisitos de la norma UNE EN 16247, estableciéndose los hitos de ejecución y formatos definidos en la misma.

A través de la toma de datos, la información facilitada por la UIB y los cálculos en oficina técnica; se desarrollarán y entregará un informe de auditoría en los que quedará exhaustivamente definido el comportamiento energético de las instalaciones de la UIB y las medidas de mejora de rendimiento energético en valores energéticos y monetarios.

En base al informe se diseñará un plan que recogerá y potenciará el interés de la UIB en el desarrollo de la eficiencia energética, la sostenibilidad y la innovación en sus instalaciones para el futuro. Este plan irá acompañado de un calendario detallado para los próximos 4/5 años con los principales hitos reflejados en el mismo.

El proyecto incluye la toma de datos presencial, el levantamiento de inventarios de todos los equipos consumidores de energía de estos edificios según los alcances que se definirán a lo largo de la memoria y la redacción de un informe de auditoría en el que se recogerá la distribución del consumo energético de las instalaciones de la UIB conforme a los requisitos definidos en las normas UNE EN 16247-1 y UNE EN 16247-2.

Tras la obtención de los resultados de las auditorías energéticas se procederá a la elaboración del Plan de Actuaciones SmartEnergy, en el que se planificarán en un marco temporal de 4/5 años los objetivos energéticos de la UIB basado en los resultados del informe y la compra de la energía de origen renovable, se elaborará una guía para el futuro diseño de sistemas de producción renovables y se analizará la rentabilidad de las inversiones.

Balantia garantiza que la ejecución del contrato cumplirá con la normativa, reglamentación, legislación y Ordenanzas de rango Estatal, Autónomo, Provincial y Local vigentes.

PROYECTO MIRA FASE II – Electricidad e Instalaciones Especiales

Balantia Consultores responde a una solicitud de presupuesto llave en mano para el suministro e instalación de Iluminación LED, electricidad e instalaciones especiales dentro del alcance de los trabajos previstos en la Fase II del Proyecto MIRA que el Colegio Nuestra Señora de Montesión se dispone a llevar a cabo en su Sede de Son Moix en Palma de Mallorca.

La voluntad de trabajar ambos alcances conjuntamente responde a la idoneidad de optimizar la ejecución y coordinación de aquellos trabajos que confluyen en zonas comunes de cableados y conducciones.

La propuesta se ha preparado conforme a las mediciones facilitadas por el Colegio NSDM, en cuya valoración Balantia incluye acompañamiento técnico para asegurar el cumplimiento normativo y condiciones confort lumínico esperadas por la propiedad y la dirección facultativa del proyecto.

Para la ejecución de este proyecto Balantia liderará a un grupo de empresas especialistas en la ejecución de proyectos de reforma de instalaciones:

Valores diferenciales

La ejecución de proyectos a través de BALANTIA garantiza la optimización de costes y el cumplimiento de plazos:

  •  Garantía de diseño y ejecución.
  • Planificación de trabajos acorde con las necesidades del sector.
  • Control de las desviaciones presupuestarias y temporales.
  • Mejora en los presupuestos de adquisición de materiales.
  • Análisis de viabilidad de potenciales subvenciones.
  • Apoyo a la dirección de obra en el control de la ejecución.
  • Equipo multidisciplinar experto en proyectos de reforma y eficiencia energética.
  • Aplicación de estándares sectoriales para la adecuación de las soluciones a las necesidades operacionales.
  • Experiencia en la coordinación de múltiples proveedores en proyectos complejos.

Experiencia

Balantia, empresa mallorquina conformada por un equipo multidisciplinar con formación en diferentes ámbitos de la ingeniería y la arquitectura. Entre sus servicios ofrece el desarrollo integral de proyectos llave en mano donde se integran estudios de ingeniería, project management, consultoría de mantenimiento, optimización y monitorización de consumos energéticos, etc.

El equipo ha desarrollado proyectos a nivel nacional para organizaciones relevantes del sector terciario como Universitat de les Illes Balears, Colegio Montesión, Hospital Universitari Son Espases, así como en cadenas hoteleras Meliâ HI, Iberostar, Grupotel, Paradores Nacionales, AC o H10, entre otras.

 

Balantia tiene en su haber la ejecución de más de 300 proyectos y servicios, gestionando presupuestos de hasta 7.000.000 € en renovación de instalaciones que han generado una reducción media del 8% en los costes energéticos de nuestros clientes (más de 6.000.000 €).

Entre los principales proyectos ejecutados por Balantia encontramos actuaciones complejas como adaptaciones de salas de calderas al consumo de gas natural y el diseño y sustitución de sistemas de climatización (Enfriadoras, climatizadoras, adecuación de redes de distribución hidráulicas…).

En los últimos 12 meses Balantia ha ejecutado proyectos de reforma integral de instalaciones, en alcances similares a los de esta propuesta, por un valor superior al millón de euros.

Aportación de valor

Gracias a la experiencia atesorada tras 6 años diseñando y ejecutando proyectos bajo requisitos de optimización operativa, Balantia ha desarrollado un profundo conocimiento de las particulares necesidades del sector terciario, actuando como agente integrador de los distintos proveedores de materiales y servicios para alcanzar los máximos estándares de calidad en sus proyectos. Siempre con el claro objetivo de reducir lo máximo posible los costes de explotación de los activos.

Para la ejecución del presente proyecto, Balantia se responsabilizará íntegramente de que las soluciones instaladas en el Colegio NSDM cumplan con las máximas especificaciones de calidad que la propiedad necesita para optimizar la explotación de su actividad. Este objetivo se logrará únicamente mediante el control exhaustivo de todas las fases de ejecución:

Diseño de proyecto: Balantia trabajará juntamente con la ingeniería encargada de redactar el proyecto para asegurarse de que los diseños y mediciones presentadas cumplan con todas las necesidades del cliente, a la vez que propondrá mejoras para optimizar los consumos energéticos potenciales de las nuevas instalaciones.

• Planificación y control de la ejecución: Balantia asumirá el rol de Project Management y se encargará de toda la coordinación con los proveedores e instaladores, liberando a la propiedad de cualquier labor que pudiera consumir sus propios recursos. Entre estas labores se encuentran:

– Reuniones de seguimientos con instaladoras o control de envío de materiales.
– Gestión de incidencias.
– Gestión de desviaciones.
– Trámites administrativos.
– Visitas a obra.
– Project commissioning.

Experiencia previa en Proyecto MIRA FASE I: El haber participado en la reforma correspondiente a la Fase I del Proyecto MIRA aporta a BALANTIA la experiencia necesaria para anticiparse a posibles problemas que van surgiendo en el día a día de una obra de características muy similares a la que se quiere acometer. Es por ello por lo que, Balantia en este caso opta por ofertar junto a la instalación eléctrica el conjunto de instalaciones especiales y, de este modo, asegurar una perfecta coordinación en la ejecución de los trabajos en ambas áreas.