El futuro energético de España

Así será la energía en España en 2050, 100% renovable, más barata y sin petróleo ni carbón…

Recientemente el diario El Mundo, publicaba un artículo sobre cómo sería la energía con una visión a 2050.

El modelo energético está siendo estudiado durante este mes de septiembre por una comisión de expertos creada por el Gobierno para analizar e impulsar el proceso de transición energética del país.

La firma del Acuerdo de París obliga a que en la mitad del siglo XXI las emisiones contaminantes se hayan reducido entre un 80% y un 95% con respecto a los niveles de 1990. Y tres cuartas partes de esas emisiones proceden hoy de usos energéticos.

Todos los miembros contactados coinciden en que el cambio de modelo vendrá protagonizado por el impulso definitivo a las energías renovables. Las divergencias surgen en torno a los plazos para su integración y los mecanismos para llevarlo a cabo. El objetivo es no anticiparse y evitar pagar una alta factura -literalmente- por querer ser otra vez el primero de la clase. “Desgraciadamente, como hemos visto en España, los errores regulatorios salen muy caros”, explica Jorge Sanz, ex director general de Política Energética y Minas y ahora elegido por el Gobierno para presidir el grupo de expertos.

Un informe reciente de Deloitte estima que el coste de la transición hacia una economía limpia ascenderá a un mínimo de 330.000 millones de euros entre hoy y 2050.

“El gran reto pasa por encontrar un modelo de transición que sea económicamente viable y técnicamente posible”, comenta Luis Atienza, ex ministro de Agricultura durante los años noventa y durante ocho años presidente de Red Eléctrica de España (REE), grupo encargado de gestionar la infraestructura eléctrica del país. Lo primero es clave en un país que ya de por sí vive traumatizado por sus altos costes energéticos, con la cuarta factura eléctrica más cara de la Unión Europea. Lo segundo tampoco es sencillo dado el actual e imprevisible ritmo de avance en algunas tecnologías: es posible que una gran apuesta de hoy haya quedado obsoleta en unos años.

La comisión de 14 expertos tiene un plazo de seis meses para elevar al Ministerio de Energía un informe con todas sus recomendaciones. La misión es complicada debido a la disparidad de opiniones y perfiles entre sus miembros. “Nosotros elaboraremos un documento técnico con varios escenarios posibles que cumplan los objetivos de descarbonización, analizando los costes y beneficios de cada uno y haciendo propuestas de política energética que ayuden a conseguir los objetivos”, señala Sanz. Esta será la hoja de ruta del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que será aprobado en Consejo de Ministros durante la próxima primavera y que comprenderá todas las medidas puestas en marcha para cumplir con los objetivos de descarbonización marcados por la Unión Europea para el año 2020.

Economía “electrificada y verde”

Un 40,8% de la electricidad consumida en España tiene su origen en una fuente renovable, ya sea el viento, el sol o el agua. España ha hecho de momento sus deberes en esta materia y se encuentra en la parte alta del ránking de países más verdes de la UE, sólo por detrás de Suecia o Dinamarca, donde las tasas superan ya el 45%. Tras años de parón inversor en el sector por los recortes aprobados por la indigestión de primas pagadas durante la crisis, el país ha vuelto a promocionar la instalación de nueva potencia de generación renovable con las subastas celebradas antes del verano.

Algunos expertos consideran incluso que alcanzar el 95% de generación verde en 2030 es posible. “No hay ningún motivo para pensar que es imposible. Se trata de impulsar su integración siguiendo criterios técnicos y venciendo las resistencias impuestas por aquellos agentes que están hoy mejor posicionados”, explica Cristóbal Gallego, miembro del Observatorio Crítico de la Energía e integrante de la comisión a propuesta de Podemos.

La progresiva entrada de estas energías obligará al sistema eléctrico a acometer una profunda renovación para adaptarse a su intermitencia. Es decir, para analizar de dónde sacamos la luz cuando no sople el viento o en los días nublados. Aquí hay una doble postura entre quienes abogan por la integración total de renovables -que unas cubran a las otras- o la coexistencia junto a otras fuentes alternativas de electricidad como la nuclear o el gas. Desde CCOO, que también aportan un experto a la comisión, abogan por impulsarlas interconexiones eléctricas con Francia y Portugal para crear un sistema europeo que ayude a equilibrar la intermitencia de las renovables.

Más info

 

Emisiones 0 para 2050

Baleares tienen un plan con el que pretende llegar a emisiones 0 para 2050

El Ejecutivo balear prevé que la ley «pionera» del cambio climático y transición energética de Baleares esté aprobada por el Consell de Govern durante el primer trimestre de 2018, con uno de los retos de este curso político y bajo la premisa de que la sociedad reclama «medidas urgentes y vinculantes».

El conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons y el director general de Energía y Cambio Climático, Joan Groizard, han dado a conocer recientemente en rueda de prensa los objetivos de la futura ley y los resultados del proceso participativo realizado previamente al inicio de la redacción de la normativa.

Pons ha resaltado que una de las demandas principales por parte de la sociedad es «medidas urgentes y vinculantes en la lucha contra el cambio climático», así como «actuar de forma clara y con consecuencias».

La ley debe ser «transversal», implicar a todos los sectores, con influencia sobre la planificación urbanística y territorial, así como «vinculante» y con capacidad sancionadora.

Para Groizard es indispensable que la futura normativa «no quede en una declaración de intenciones», ya que el cambio climático es un reto que se debe afrontar con urgencia, en lo que coincide el 85 % de los encuestados en el proceso participativo.

Este proceso que ha llevado a cabo la Conselleria, iniciado el verano pasado, ha supuesto más de 2.000 respuestas individuales, con la participación de al menos 35 empresas, entidades y asociaciones, y 15 talleres, mesas y sesiones de trabajo.

Baleares se encuentra a la cola del Estado en la generación de energías renovables (2 %), cuando la media se sitúa en el 40 %, ha recordado Groizard.

El 96 % de las personas y la mayoría de las entidades que han participado en la encuesta consideran adecuado el impulso de una ley para combatir el cambio climático.

La normativa tiene como sectores prioritarios la energía y los transportes, con el objetivo de avanzar hacia un sistema 100 % limpio, combatir el conocido como «impuesto al solo», reducir el consumo energético global, sustituir combustibles y un programa de cierre de centrales térmicas.

Además, blindar Baleares contra las prospecciones de fósiles y contribuir a la eficiencia energética en las viviendas.

Priorizar el transporte público, impulsar planes de movilidad en empresas, avanzar hacia el 100 % de coches eléctricos, en especial de alquiler, y trabajar en las emisiones del transporte aéreo y marítimo son algunas de las iniciativas de la futura ley.

Entre las propuestas surgidas tras la participación ciudadana está la creación de un fondo de carbono que financie e incentive con ayudas la reducción de emisiones y la eficiencia energética en edificios y maquinarias, y la reducción de incentivos a los combustibles fósiles.

Además, se plantea reforzar la educación ambiental y realizar campañas de sensibilización.

Simplificar la burocracia en la tramitación de sistemas de energía renovables y que la administración dé ejemplo en el liderato del cambio con la apuesta del transporte sostenible y eficiencia energética son otras de las propuestas.

En la lucha contra el cambio climático es necesario establecer un calendario de actuaciones relacionado con el convenio de París, de lograr emisiones cero en 2050.

Tras el proceso participativo se redactará la ley, irá a exposición pública y pasará como proyecto de ley al Parlament, que se prevé para el primer trimestre de 2018, tras la aprobación del Consell de Govern.

Optimización del funcionamiento de los equipos generadores de climatización

Consejos para optimizar el 40% del consumo energético de su hotel mediante ajustes operacionales en clima

La demanda de energía utilizada en climatización (refrigeración + calefacción) supone en torno al 40% del consumo en activos hoteleros, convirtiéndolo en uno de los gastos operativos más importantes y de mayor complejidad técnica a optimizar.

 

Por ello, antes de realizar inversiones en la mejora técnica de este proceso, es necesario realizar una inspección profunda del sistema de climatización, desde la producción hasta los equipos terminales, para identificar los factores clave que intervienen en la intensidad de su consumo. De este modo, se podrán detectar medidas de ahorro sin inversión asociada consistentes en la optimización de parámetros operacionales del sistema, manteniendo los estándares de calidad demandados por los clientes.

 

Dentro de las variables operacionales que pueden ser objeto de estudio para optimizar, encontramos dos cuyo equilibrado es especialmente beneficioso a la hora de conseguir ahorros en climatización: el horario de funcionamiento y las temperaturas de consigna en equipos de producción.

 

Es muy común que, en instalaciones hoteleras, llegado el momento de poner en funcionamiento las enfriadoras o bombas de calor para la generación de frío, se mantengan encendidas 24 horas y con la misma temperatura de consigna hasta el final del verano. Para optimizar los consumos en los sistemas de climatización, es imprescindible ajustar el horario de funcionamiento de estos equipos. Es muy probable que a lo largo del día las máquinas puedan ser apagadas durante varias horas, o por lo menos, alguna de ellas en caso de tener más de un equipo trabajando para la misma zona.

 

De forma análoga, resulta imprescindible asegurarse de que la temperatura de consigna de los equipos generadores se ajusta a los cambios de temperatura y, por tanto, a la demanda del activo. Si la instalación de climatización cuenta con un sistema de control o los equipos son de fabricación reciente (6 años o menos), es muy probable que incorporen la opción de programación horaria, así como la definición de consignas dinámicas en función de la temperatura exterior, facilitando en gran medida las labores de optimización descritas anteriormente. De lo contrario, los ajustes de horario y consigna tendrán que llevarse a cabo de forma manual. Se recomienda realizar comprobaciones semanales para cerciorarse de que las horas de funcionamiento y temperaturas de consigna de los equipos se adaptan a las variaciones climatológicas y, por tanto, al nivel óptimo de confort del hotel.

 

Los siguientes ejemplos muestran las curvas de consumo eléctrico a lo largo de un día de dos complejos distintos que, en similares situaciones geoclimáticas cálidas en el mes de julio, operan de forma distinta. Las curvas azules representan el consumo con los equipos de climatización encendidos, mientras que las negras muestran el consumo sin necesidad de climatización:

 

En el gráfico de la izquierda se observa un complejo que mantiene las enfriadoras encendidas 24 horas, sin apagado nocturno. Por el contrario, en el gráfico de la derecha se presenta un hotel que, a pesar de tener necesidades de climatización durante la noche, apaga uno de los equipos generadores de frío y adapta la consigna del equipo que mantiene encendido. Como podemos observar en los gráficos, la disminución del consumo es significativo, pudiendo llegar a conseguirse entre un 10% y un 25% de ahorros en electricidad en periodos de clima dependiendo del activo.

Balantia es experta en la optimización operacional en materia energética de activos hoteleros. Para más información, póngase en contacto con nosotros a través del correo info@balantia.com

Fuentes: Dexmatech

Ayudas para actuaciones de eficiencia energética

Nueva línea FNEE del IDAE: 64 millones de euros en ayudas a gran empresa y PYME en sector industrial

Junto a la resolución en el B.O.E. del pasado 17 de abril de 2017, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE, anunciaba la segunda convocatoria del programa de ayudas para actuaciones de eficiencia energética en PYME y gran empresa del sector industrial, dotada con casi 64 M de euros con origen en el Fondo Nacional de Eficiencia Energética, para proyectos de eficiencia energética que consigan una reducción de las emisiones de CO2 y del consumo de energía final.

En el marco de la línea, son actuaciones elegibles todas aquellas que consigan una reducción de las emisiones de CO2 y del consumo de energía final, mediante la mejora de la eficiencia energética, en cualquiera de las dos siguientes tipologías y bajo los límites económico/energéticos señalados:

  1. Mejora de la tecnología en equipos y procesos industriales:
    • Inversión elegible entre 75.000€ y 6 M€.
    • Ratio económico energético máximo de 14.379 € (inversión elegible) / tep (ahorro energía final).
  2. Implantación de Sistemas de Gestión Energética:
    • Inversión elegible entre 30.000 € y un máximo de 6 M€.
    • Ratio económico energético máximo de 14.501 € (inversión elegible) / tep (ahorro energía final).

Las Grandes Empresas o PYME del sector industrial, cuyo CNAE 2009 se encuentre incluido en la relación que figura en la base séptima y las Empresas de Servicios Energéticos (ESE) podrán ser beneficiarias de estas ayudas.

La entrega dineraria no tendrá contraprestación y de forma aproximada se situará en el 30% de los costes elegibles, en general todos aquellos relacionados con la actuación que no sean costes propios de la empresa solicitante (personal, funcionamiento o gastos generales). Las ayudas podrán ser objeto de cofinanciación con fondos FEDER del periodo 2014-2020, dentro del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible.

Las solicitudes se pueden presentar desde el pasado 23 de junio y la conclusión del programa se producirá el 23 de mayo de 2018, siempre y cuando no se haya agotado antes el presupuesto disponible.

Las reservas y carga de datos y documentación para solicitud de ayuda se pueden realizar en la Sede Electrónica del IDAE y los trámites necesarios únicamente se podrán realizar con la firma electrónica del representante de la empresa.

Esta es por tanto una magnífica oportunidad para que el sector industrial pueda poner en marcha oportunidades de ahorro energético con sus propios fondos, así como para la financiación a través de Empresas de Servicios Energéticos (ESE).

BALANTIA pone a disposición de todos aquellos interesados sus diversos servicios para la ejecución de proyectos que encajen con el programa: desde la selección técnica de medidas de ahorro y el análisis de rentabilidades, hasta la puesta en marcha a través proyectos ESE integrales.

FUENTES: IDAE, BOE-A-2017-5724