Smart Destinations: el turismo digital.

Disrupción en el nuevo modelo turístico del siglo XXI

Antonio López de Ávila

Director of Corporate Relations EMEA-APAC at IE University

La llegada de la Era Digital es una realidad incuestionable. Ya nadie duda de que estamos inmersos en una profunda transformación digital de nuestro entorno que están cambiando la manera de gestionar nuestras empresas, de relacionarnos entre nosotros y con las máquinas, cambiando nuestras rutinas y afectando directamente en nuestra forma de vivir la vida.

La innovación, disruptiva en muchas ocasiones, ha posibilitado crear nuevos modelos de negocio que responden a las expectativas y necesidades del nuevo ciudadano digital y, cómo no, del nuevo viajero digital.

El Turismo, al que se ha tachado tradicionalmente de poco innovador, ha sido pionero en el uso de tecnología, ha innovado en modelos de negocio (transporte, alojamiento, restauración) y se ha adaptado a los cambios de la sociedad antes que otros muchos sectores.  Tanto desde la oferta como desde la demanda. La innovación y la tecnología han cambiado las reglas del juego.

Especialmente, en los últimos años las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) han revolucionado la forma de planificar y reservar los viajes, pero también la forma de disfrutarlos y compartirlos. Consultar Internet antes de realizar un viaje, descargar alguna aplicación móvil que permita conocer mejor el destino y mejorar la experiencia, “tuitear”, publicar en Facebook o Instagram fotos e impresiones del viaje…

Ha nacido un nuevo turista digital más independiente, exigente, multicanal, que espera un servicio personalizado y necesita poder estar conectado de forma permanente. Ahora es el turista quien manda (búsqueda y elección de viajes, selección de productos y servicios, hiper segmentación, auto planificación de viaje, comunicación y valoración de la experiencia, etc.) y la oferta es la que se debe adaptar a un cliente que exige información veraz y contrastada, la mejor relación calidad-precio, experiencias auténticas y destinos que ofrezcan una oferta turística diferencial.

En este nuevo ecosistema, emergen nuevos modelos de negocio que exploran todas las posibilidades de la tecnología. Surgen innovaciones desde la oferta en procesos de compra, de venta, de gestión interna, de comunicación, de gestión de la disponibilidad, intermediación, etc. Surgen nuevos modelos de negocio, disruptivos, apalancados en cambios de tendencias y movimientos sociales, que facilitan la venta, el intercambio, el compartir entre iguales (“Peer2Peer”)… La lista es casi infinita y cada día aparecen nuevas empresas que se copian, se hibridan o se reinventan.

Por ello, empresas y gestores de los destinos han debido evolucionar para poder dar respuesta a estos nuevos requerimientos en todo el ciclo del viaje (antes, durante y después). Se está imponiendo una renovación integral en los destinos que no repita o modifique viejos patrones. Estamos asistiendo a la creación del nuevo modelo turístico del siglo XXI, el Destino Turístico Inteligente, cuyo objetivo final es que la actividad turística sea sostenible a largo plazo económica, socio-cultural y medioambientalmente.

Los Destinos Turísticos Inteligentes se fundamentan en la Sostenibilidad y Accesibilidad con dos ejes transversales, que son la Innovación y la Tecnología. En 2012 España fue un país pionero en su conceptualización e implementación de la mano de la sociedad estatal SEGITTUR y también ha sido el primero en publicar una norma (UNE178501) sobre la Gestión de los Destinos Turísticos Inteligentes. Norma que está siendo usada como base para la futura ISO y que también se analiza en foros de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones), dejando constancia de la importancia de tener en cuenta las infraestructuras digitales en un entorno global donde se prevén 1.800 millones de viajes internacionales en la frontera del año 2030.

El eje de la tecnología, aplicado de manera intensiva y transversal para controlar y medir multitud de indicadores de sostenibilidad (social, cultural, económica y medioambiental) o avances en accesibilidad, supone en sí mismo una gran innovación. Su inclusión en la definición e implementación del nuevo modelo turístico del siglo XXI ha hecho que aparezcan nuevos actores dentro de la actividad turística que son tan importantes como los tradicionales. Actores que ahora aportan la sensorización del territorio, transmisión WIFI/WIMAX de datos, generación de sistemas de inteligencia para la gestión del Big Data, herramientas de Business Intelligence para hacer el análisis de los datos de manera eficiente y útil tanto por los destinos como por las empresas, desarrollos de energías limpias y de economía circular para asegurar la sostenibilidad energética y medioambiental del sector, medición del gasto de energía y agua en las instalaciones turísticas, etc.

Tendremos un modelo sostenible en la medida de que seamos capaces de medir nuestras acciones y comprobar, en tiempo real, si vamos o no por el buen camino. Y España puede y debe situarse a la cabeza del desarrollo tecnológico y de la innovación en turismo como vector de transformación continua del sector, incrementando su competitividad y rentabilidad, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.